La Junta de Andalucía y el organismo Interprofesional del Aceite de Oliva Español, junto a organizaciones como el sindicato Asaja o la Federación de Cooperativas Aceiteras, han declarado su simpatía hacia la propuesta de retirar del sector hostelero las típicas aceiteras para rellenar, una propuesta que se concreta en un Decreto Ley aplicable en todo el territorio comunitario.

Bruselas ha conformado el escenario en el que se han aprobado una serie de normas que tienen como objetivo controlar, de manera más exhaustiva, la calidad del aceite de oliva. Entre esas acciones o medidas se encuentra la de prohibir la utilización de las tradicionales aceiteras en restaurantes y bares. Esta nueva medida, que deberán adoptar todos los negocios comunitarios que tengan relación con el sector de la hostelería, no sólo viene justificada por el control de la calidad, sino también por el compromiso hacia el consumidor, que tiene el derecho de conocer lo que consume.

Más que un utensilio

A partir del próximo mes de enero del año 2014, fecha en la que se tiene previsto que entre en vigor esta nueva normativa, las bonitas aceiteras ya no formarán parte de la ornamentación de la mesa del comensal, ya que serán sustituidas por envases no renovables e individuales de aceite de oliva, es decir, por envases personales que no podrán ser reutilizados una vez abiertos. Estos nuevos envases deberán estar etiquetados de manera clara y visible, e indicar el origen, la calidad y la fecha de envasado del producto.

Países pertenecientes a la Unión Europea como Italia o Portugal se adelantaron en su día a esta normativa que ahora se extiende por Decreto Ley a todos los negocios hosteleros situados en territorio comunitario. Portugal fue el país pionero, allá por el 2006, en prohibir este tipo de elementos que hasta ahora formaban parte de cualquier restaurante.

Las aceiteras siempre han sido algo más que un mero artilugio o utensilio que facilitaba al comensal la tarea del aliño de los platos; estos pequeños compañeros de la hostelería han formado parte de la mesa durante años, dan forma a un ritual, y sus funciones van más allá de facilitar el aliño, porque estos recipientes también se han convertido en un ornamento de la mesa. ¿Qué sustituto tendrán ahora en los restaurantes gourmet?, ¿Cómo recibirá el consumidor la aplicación de la nueva normativa? El próximo año se sabrá.

 

Tags: ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable