La forma en la que la sociedad actual se alimenta ha evolucionado y aún así, está en constante cambio. El nivel de exigencia del consumidor crece a diario y así fomenta la recreación de un entorno idílico para la aparición de nuevas tendencias alimentarias, como los alimentos ecológicos.

Estas tendencias, ofrecen un abanico de posibilidades a las empresas para investigar y desarrollar nuevos productos con los que aumentar el dinamismo de todas las categorías del sector del gran consumo. El consenso es casi absoluto a la hora de mencionar las principales tendencias por las que transita y transitará el consumo alimentario: todas las que sean naturales y saludables.

Lo light da paso a alimentos ecológicos o nutrición saludable

Las tendencias “light”, superadas y ya en declive, han dado paso a un concepto de nutrición saludable -calificada desde ciertos foros como “positiva”- unida a los drivers “natural” (vinculado a lo orgánico, ecológico, biológico…) y “saludable” (ligado a los alimentos free o sin…).

Dos conceptos a los que habría que añadir también el de los “alicamentos” (o alimentos funcionales). Conceptos además no estancos, no cerrados, sino con vasos comunicantes como es el caso de los alimentos Ecológicos Sin Gluten.

Al 70% de los consumidores españoles le preocupa que existan azúcares, sales y grasas en la composición de los alimentos.

Tendencias todas ellas que vienen a cubrir las demandas, entre otros, de los dos targets con mayor potencial de crecimiento a corto y medio plazo:

  • Los millennials –con sus particularidades, como son la “ansiedad”, el gusto por lo premium, la sensibilidad por la ética y lo sostenible o su “infidelidad”-
  • Los seniors –un segmento al que se le supone un alto poder adquisitivo, con un elevado potencial de crecimiento en el número de sus integrantes, una elevada atracción por recuperar sabores “perdidos”, la obligación por cuidar su salud y su “fidelidad”-.

Por qué se escogen alimentos ecológicos:

  • Son más saludables. Están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes, muchos de ellos utilizados en la agricultura convencional para eliminar insectos o plagas y combatir enfermedades, y que a medio o largo plazo pueden dañar nuestro organismo.
  • No contienen antibióticos.En la actualidad existe una preocupación sobre el creciente uso de antibióticos en la ganadería tradicional y los posibles efectos sobre la salud humana. Los estándares de control del reglamento europeo prohíben el uso de antibióticos en la ganadería ecológica, hecho que beneficia la salud de los consumidores.
  • El tratamiento veterinario que se dispensa al ganado, salvo excepciones muy tipificadas, es en muchas ocasiones homeopático; esto significa que los animales se cuidan de forma preventiva, evitando la administración de antibióticos, tranquilizantes u hormonas.
  • Son sostenibles con el medio ambiente. Respetar el medio ambiente es una de las máximas de los productos ecológicos; cuando consumimos alimentos de cultivo ecológico colaboramos en la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.
  • Tienen máximos niveles de calidad.  Todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas.
  • Respetan a los animales y a la naturaleza.
  • Son más sabrosos. Los productos ecológicos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor. Debido a que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor.

Por ello, muchos consumidores prefieren alimentos ecológicos, ya que conservan el verdadero gusto de cada ingrediente y les permite recuperar el sabor tradicional de los alimentos.

El consumidor por fin es consciente de que debe cuidar su salud

Esta preocupación por su salud es ya la principal motivación para cambiar su alimentación. De acuerdo con el estudio “La Alimentación Sostenible en España” -elaborado por IPSOS para la Fundación Daniel & Nina Carasso-, que analiza las costumbres y preocupaciones de los españoles en torno a la alimentación, la preocupación por la salud, con un 61%, es el principal motivo que alegamos para tomar la decisión de llevar a cabo ese cambio de hábitos.

La segunda motivación más importante es la pérdida de sabor de los alimentos (35%) y la tercera los efectos medioambientales derivados del actual sistema alimentario (24%).

 

Tags: , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hortiberia Alargado
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable