El escándalo de la carne de caballo parece no tener fin: Después de que el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente confirmara desde Bruselas, sin dar nombres, que un producto fabricado en Madrid contenía ADN equino sin que apareciera reflejado en la etiqueta de su envoltorio, los medios de comunicación no han parado de especular y publicar nombres de empresas supuestamente relacionadas con el escándalo.

En diversos medios de comunicación se ha publicado que los canelones de carne a los que había hecho referencia el ministro Arias Cañete en la rueda de prensa que dio en Bruselas son los de la marca La Cocinera, que es propiedad de la multinacional suiza Nestlé.

Después de que Nestlé haya retirado del mercado español los canelones para microondas de La Cocinera debido a su supuesta composición (más de un 1% de carne de caballo), la multinacional Ikea también ha anunciado que retira sus conocidas albóndigas de las superficies comerciales que tiene dentro de las fronteras españolas.

 

Ikea bajo el punto de mira

Las autoridades sanitarias dela República Checa realizaron hace escasos días unas pruebas a diversos productos cárnicos que se comercializan en ese país; el resultado de estos análisis salpicó a la multinacional Ikea, ya que se encontraron restos de carne de caballo en las albóndigas que Ikea comercializa en sus restaurantes y tiendas dela RepúblicaCheca.

Tras este descubrimiento, la multinacional sueca ha procedido a retirar, como medida cautelar, este producto alimenticio de todas las superficies comerciales que tiene en Europa, incluyendo las diecisiete tiendas que tiene en España.

Según la propia multinacional, hasta el momento sólo se ha confirmado la presencia de ADN de caballo en las albóndigas que Ikea vende en la República Checa. En apenas unos días verán la luz los resultados de los análisis que se están realizando a todas las partidas de albóndigas de Ikea.

 

Marcas y proveedores de carne

La multinacional Ikea también ha querido dejar claro que tiene un único proveedor de carne para sus albóndigas, y que éste es de origen sueco, y que tan sólo sus filiares de Rusia, Polonia, Suiza y Noruega se sirven de proveedores locales.

Por su parte, Nestlé ha anunciado a través de un comunicado de prensa que ha retirado del mercado todos los productos que se comercializan bajo su marca y que han sido elaborados con carne procedente del proveedor español Servocar, cuya sede se encuentra en la provincia de Toledo, en Castilla La-Mancha.

En esa misma nota de prensa publicada en su página Web oficial, Nestlé también ha señalado que emprenderá acciones legales contra este proveedor con el fin de exigirle responsabilidades, ya que según la multinacional suiza, Servocar certifica la materia prima como 100% carne de vacuno; esta certificación es fraudulenta según se desprende  de los análisis efectuados en la carne: La carne proporcionada por este proveedor contendría, según los análisis, trazas de ADN equino en un porcentaje superior al 1% por encima del umbral que determina si se trata de adulteración o no.

Por su parte, Servocar también se ha defendido de las informaciones que se han publicado en los medios de comunicación nacionales e internacionales, y ha afirmado que sólo compra, vende o distribuye carne de vacuno, cordero, cerdo o ave, pero nunca carne equina. 

Tags: ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable