Aceite de oliva, jamón serrano, vino, e incluso el flamenco y las sevillanas; todos ellos son productos típicos españoles que emprendieron viaje hacia el país milenario hace años con el objetivo de abrir nuevos mercados. Hace escasos meses, los churros se convirtieron en el nuevo producto estrella español en China. Ahora es el tradicional Roscón de Reyes el que emprende camino hacia el continente asiático.

La empresa murciana dedicada a la repostería artesanal Pan y Miel S.L repartirá su tradicional Roscón de Reyes en Pekín con el objetivo de promocionar este producto tan popular de la navidad española.

Pan y Miel S.L, empresa joven y dinámica fundada en Murcia hace escasos tres años y dedicada a la fabricación y distribución de productos de repostería artesanal, ha organizado una acción promocional en el centro neurálgico de la capital china. Esta acción promocional se llevará a cabo el próximo día seis de enero en la calle Xidan, uno de los enclaves comerciales más tradicionales y famosos que tiene Beijing.

La idea surgió en la mente del joven emprendedor José María González Montoro hace más de tres años, pero la decisión de ponerla en marcha ha venido este año dada la aceptación de otros productos españoles como los churros por parte de la población china, una población que este empresario murciano conoce bien: José María González Montoro  vivió en China durante los cuatro años en los que se dedicó a estudiar la economía china con el objetivo de elaborar su tesis doctoral en Ciencias de la Economía por la Universidad de Murcia.

Tras esos cuatro años de estudio, González Montoro no sólo pudo conocer las estructuras económicas del gigante asiático, sino que tuvo la ocasión de acercarse a la China más tradicional, a sus gentes, a su gastronomía milenaria.

La cultura gastronómica española está muy alejada de las tradiciones chinas, por esa razón el tradicional bizcocho adornado con azúcar y  frutas confitadas, que esconde en su interior habas y pequeños obsequios, ha sido levemente modificado: El Roscón Chino está elaborado con una mezcla de harinas de trigo, arroz y harina kinako, que no es otra cosa que una harina muy utilizada en el continente asiático para elaborar dulces. Esta harina kinako está elaborada a partir de habas de soja tostadas.

En su interior, el roscón chino no alberga la tradicional haba española, sino el haba de soja, y en lugar de los pequeños regalos escondidos entre la masa, se ha apostado por regalar breves fragmentos escogidos de la filosofía china.

Con esta acción promocional de Pan y Miel S.L se mantiene la exportación de productos y tradiciones ‘Made in Spain’ al continente asiático.

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Publisuites - Marketing4food - Afiliados
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica