Los alimentos considerados saludables fueron el triple de caros por caloría que los menos sanos durante el año 2012, según un estudio de la Universidad de Cambrigde, este trabajo informa con detalle acerca del encarecimiento de la comida y la bebida sana durante la última década.

La conclusión que ha podido vislumbrar es que la subida continuada de precios de los alimentos ha sido mayor para la comida saludable, como en el caso de las hortalizas, lácteos o pescado, que han aumentado la diferencia de precios con productos como la comida rápida, el bacon, los dulces y los helados.

Para las empresas la comida saludable tiene que ser fresca y cuenta con una fecha perecedera menos, por lo que es mucho más caro hacerlas llegar al consumidor, especialmente debido a la variación en los costes de producción que las encarecen de forma continuada. Esta brecha de precios entre los dos tipos de comida contribuye a la inseguridad alimentaria y agrava la desigualdad social al deteriorar la salud de la población más pobre.

Tipo de compra

Los creadores del estudio han clasificado los alimentos en las categorías ‘menos saludable’ y ‘más saludable’ al apreciar el contenido nutricional, para ello han usado el modelo de clasificación desarrollado por la Agencia de Normas Alimenticias del Reino Unido.

Al apreciar de forma detenida este trabajo se puede apreciar como la comida menos sana ha sufrido un ligero aumento de precio desde el año 2002, mientras que la comida que se considera sana ha sufrido un aumento significativo en sus productos. Al observar las cifras se puede apreciar que los alimentos saludables han sufrido un aumento total de 2,3 euros por cada 1000 kilocalorías en diez años, frente a un incremento de 0,92 euros de los menos sanos.

Causas

Entre los factores que más afectan a esta diferencia de precios, los científicos destacan la Política Agrícola Común de la UE, que subsidia la producción de determinados bienes como los lácteos, el aceite y el azúcar, que tienen el potencial de afectar a la salud pública, e influir en la disponibilidad y el precio de los alimentos.

Los resultados no sorprendieron a los profesionales, ya que en otros países la situación es similar, no obstante este es primer estudio que se hace acerca de la diferencia de precios en Reino Unido. Según el estudio, la población de este país ingiere un exceso de grasas saturadas y azúcares, por lo que el Departamento de Salud del Reino Unido recomienda el consumo de productos saludables, como las frutas, verduras, y las comidas bajas en grasas.

Noticias Relacionadas

Aperitivos saludables: el consumidor prefiere la gratificación a la nutrición

Pascual y la Liga de Fútbol Profesional se unen para fomentar hábitos saludables

Frigo se suma a la tendencia de la alimentación saludable y reduce azúcares

Tags: , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hortiberia Alargado