Se avecinan fechas entrañables; la navidad es una de las épocas del año más especiales y que más campañas de marketing ha inspirado. Este hecho es normal si se tiene en cuenta que cuando se avecinan días festivos, los consumidores están más predispuestos a la compra.

La navidad es, por tanto, la época del año por excelencia en la que cualquier marca, empresa o comerciante que se precie debe de haber vertido todos sus esfuerzos e imaginación en la campaña publicitaria y en las estrategias de marketing.

Por ello la navidad ya se vislumbra desde hace semanas en las calles, en las pequeñas y grandes superficies comerciales, en los medios de comunicación y en las campañas de marketing de las grandes marcas que incitan a la compra.

Marcas consolidadas del mercado navideño, como Turrones El Lobo y 1880, ambas pertenecientes a la sociedad Almendra y Miel, El Almendro, que pertenece al Grupo Delaviuda o Picó constituyen ejemplos que demuestran que lo tradicional no tiene por qué ser incompatible con los conceptos de investigación, innovación y desarrollo.

Cada año aparecen nuevos sabores, nuevas recetas de turrón que, si bien no tienen por qué sustituir a los tradicionales turrones de jijona y de alicante, sí que traen nuevos aires al periodo navideño. El turrón es un producto estacional, y como tal ha de conservar la tradición sin perder de vista que las sociedades cambian, que progresivamente llegan generaciones nuevas, con nuevos gustos y nuevas formas de interpretación del mundo.

Esta innovación tan necesaria no sólo debe de afectar a las nuevas recetas, sino también a la imagen del producto, a sus procesos de elaboración y, como no puede ser de otra manera, a las campañas de marketing y publicidad. En pleno siglo XXI, la imagen institucional y corporativa de estas marcas no sólo ha de mostrarse a través de los medios de comunicación tradicionales: La red de redes ofrece toda una serie de herramientas, como las redes sociales, los blog o las páginas web que albergan infinitas posibilidades de cara al marketing que en ocasiones no son lo suficientemente explotadas.

 

Los tiempos cambian, pero la tradición sigue

Turrones El Almendro es el ejemplo de imagen corporativa imperecedera; abuelos, padres y nietos conocen y tararean la sintonía de los anuncios publicitarios de esta reconocida marca de turrones. Aunque sus primeros anuncios carecían de la música que caracteriza a la marca, sus campañas de marketing siempre se han envuelto con emotividad y venta de experiencia.

A pesar de tener la misma música, el mismo eslogan –“Vuelve a casa por Navidad”- y casi la misma letra, El Almendro ha sabido crecer como marca y adaptarse a los nuevos tiempos. Sus spots publicitarios ya no incluyen en la letra de la canción aquello de “y mañana Dios dirá”, pero siguen recordando al consumidor que la Navidad es una época de felicidad y reencuentro.

A través de los anuncios de El Almendro se puede leer entre líneas el proceso de cambio que ha afectado a los jóvenes, a las familias y a la sociedad española en general durante los últimos cuarenta años.

Tags: , , , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hortiberia Alargado
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable