Fresón de Palos ha ampliado la superficie de producción de fresa y berries en la que se aplican estrategias de Gestión Integrada de Plagas (GIP). La empresa establece así el control biológico como método prioritario de control de plagas. Todo ello con el objetivo de evitar los tratamientos con plaguicidas de origen químico.

La ventaja principal que tiene el control biológico frente al control químico convencional es que no genera resistencias en las plagas y no deja residuos ni en la fruta ni en el medio ambiente. Por lo que de esta forma se contribuye a la sostenibilidad.

Koppert es la empresa que se encarga de la implantación de los protocolos técnicos de control biológico de plagas y enfermedades. Esta empresa produce organismos vivos que, siguiendo su instinto natural, depredan o parasitan a los insectos y microorganismos que afectan a los cultivos.

Fresón de Palos lleva colaborando con Koppert desde hace más de un año. Las primeras pruebas de control biológico las realizaron en una superficie reducida. Y tras obtener buenos resultados, la empresa decidió ampliar hasta el 20% de la superficie de producción. Con el objetivo de llegar al 100% en las próximas campañas.

El control biológico será visible en un nuevo envase de Fresón de Palos

En el punto de venta, el control biológico que está realizando Fresón de Palos será visible mediante un nuevo envase. En este sentido, la directora general de la empresa, Silvia Gómez ha señalado que «queremos que todos los eslabones que forman la cadena alimentaria, especialmente los consumidores, sean conscientes de los beneficios del control biológico. Ya que es una herramienta 100% sostenible para ofrecer fruta de la máxima calidad y sin residuos».

En esta línea, implantarán el control biológico de plagas como el trips, el pulgón y la araña roja en los cultivos de fresa, frambuesa y arándano. Además, se contempla un programa de formación con la finalidad de dar a conocer la metodología de control biológico al equipo técnico de Fresón de Palos y también a los propios encargados de finca y socios productores.

Para el control de Trips, se utilizan el chinche depredador Orius leavigatus y el ácaro depredador Neoseiulus cucumeris. Para el control de araña roja, se han planificado sueltas del ácaro depredador Phytoseiulus persimilis. Y para el control biológico de diferentes especies de pulgón se van a realizar sueltas de la avispa parasita Aphidius colemani y del sírfido Predanostrum balteatus.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.