Crown, la compañía dedicada a la fabricación de envases metálicos aptos para el sector de los alimentos y las bebidas, ha patentado una tecnología que mejora el calentamiento de los alimentos en las propias latas de metal que los alberga a partir del calentamiento por inducción.

Las mejoras de los envases metálicos para alimentos vienen produciéndose de manera muy continuada. Ahora, la empresa que revolucionó la industria del embotellado aporta una vez más su grano de arena en lo que se refiere a progreso e innovación: Crown ha patentado una lata más fina y con mayor resistencia al aumento de la presión interna, es decir, una lata que calienta de manera más segura y mejor los alimentos no mezclados.

Alimentos e innovación tecnológica

En la actualidad, las fábricas de alimentos procesados calientan la lata metálica una vez que se ha llenado con el alimento y sellado. Así se logra esterilizar el producto para convertirlo en apto para el consumo.

Este método conlleva varios inconvenientes, como por ejemplo que el proceso de calentamiento es paulatino, es decir, la transferencia de calor se produce por conducción, y no por inducción. Ello se debe a que los alambiques que se utilizan para calentar las latas suelen ser lentos. Otro de los inconvenientes de este proceso convencional es que el alambique precisa ser calentado, al igual que la lata. Por si esto fuera poco, una vez calentada, la lata también se enfría de manera lenta en el caso de que el alambique tenga que ser enfriado excesivamente.

Las consecuencias que se desprenden de la puesta en práctica de este método afectan a los recursos económicos y materiales de la empresa, así como a la calidad del producto final, ya que el producto se calienta por partes y se desperdicia energía, agua y tiempo.

Nuevos tiempos, nuevos métodos

Las nuevas latas que ha patentado Crown son más baratas de producir, ya que son más finas y ahorran recursos económicos y materiales. Al ser más finas, también son más ligeras, un dato interesante que implica la potencial reducción de costes en lo que se refiere al transporte.

Este nuevo avance tecnológico sólo se puede utilizar con latas que contengan alimentos no mezclados, y consiste en calentar la lata por inducción durante unos siete minutos aproximadamente. Este procedimiento permite la pasteurización del alimento antes de que la lata se selle con un gas inerte que podría ser nitrógeno.

Tags:

Related Article

No Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Hortiberia Alargado
BIA3 Agrogesa Marketing4food.