La decisión del Brexit aún se encuentra latente en el Reino Unido, y el sector del retail se encuentra analizando los efectos de esta salida. Según la consultora Kantar Worldpanel, Aldi y Lidl podrían ser las cadenas más beneficiadas debido a su apuesta por los precios bajos ya consolidad en las islas y por contar en su lineales con más productos británicos que rivales como Tesco, Sainsbury’s, Morrisons y Asda, que sufrirán más la debilitación de la libra.

Tanto Aldi como Lidl se beneficiarán de su apuesta por los productos locales de Reino Unido, incluso podrán aumentar su oferta de refrescos que en la actualidad significa el 50% de sus ventas. Aldi, incluso, tiene como política tener el 100% de carne fresca británica. Esta relación mayor con los agricultores y ganaderos británicos respecto a otras cadenas significa para Aldi y Lidl que  están muy bien posicionados ante una inminente salida del Reino Unido de la UE.

Debilidad de los retailers británicos

Los retailers británicos notarán más los efectos de la caída de la libra al tener que importar mercancías de la UE. Uno de los puntos calientes es el apartado de los frescos, ya que Kantar destaca que la mayor parte se obtienen de Estados Unidos, en el caso de Tesco casi el 50% de la mantequilla y el queso que se consume en Reino Unido proviene de la leche procedente de los mercados de Estados Unidos.

Cuando se anunciaron los resultados del referéndum en Gran Bretaña las empresas minoristas comenzaron con la aplicación de todas las medidas pertinente para que no les alcanzara, no hay que olvidar que el tener buenas condiciones comerciales con sus proveedores estadounidenses puede provocar pequeñas adversidades.   La consultora Kantar Worldpanel también informa que los mayores precios de las materias primas y de las tarifas también tendrán un impacto en la producción de productos de gran consumo tradicionales.

Según los datos de la consultora, la cuota de mercado combinada entre Lidl (4,4%) y Aldi (6,1%) en Reino Unido está ahora mismo en un máximo histórico del 10,5% (muy cerca de Morrisons). Tanto es así que seis de cada diez británicos han visitado alguno de los supermercados de las dos cadenas alemanas durante las últimas semanas.  Lidl ha aumentado sus ventas el 13,8% entre junio de 2015 y junio de 2016, mientras que Aldi lo ha hecho el 11,5%.

Para los grandes, la tendencia negativa de los últimos años se mantiene. En el mismo periodo citado, las ventas de Tesco cayeron un 1,3%, mientras que en Morrisons las ventas cayeron un 2,4%. Sainsbury’s ha tenido un -1,4%, mientras que en Asda la bajada es del 5,9%.

Noticias Relacionadas

Alimentación alcanza el 30% del gasto en el ámbito ecommerce

Informe Mercasa 2015

Mercadona continúa líder en el sector de la distribución en España

Tags: ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica