¿No te ocurre a menudo que, al pensar una idea de negocio tienes tanta información que no sabes cómo empezar o cómo organizarla?

Si la respuesta es que sí, ¡no te preocupes! porque desde Top10 te vamos a explicar al detalle el Business Model Canvas que hará que desaparezcan todos esos problemas y que te servirá como una buena base para tomar decisiones sobre tu modelo de negocio.

¡Vamos allá!

 

¿QUÉ ES EL ‘BUSINESS MODEL CANVAS’ (BMC)?

El Business Model Canvas, que traducido literalmente es ‘Lienzo de Modelo de Negocio’ es una herramienta creada por el emprendedor suizo y gurú del mundo de los negocios, Alex Osterwalder.

Es una plantilla que permite diseñar de una forma rápida y muy visual tu idea de negocio o adaptar una ya existente. Con este método, en una sola hoja y a través de unos simples módulos, podrás gestionar todo lo referente a esa idea y podrás comprobar a simple vista todas las relaciones que existen en ella.

El Business Model Canvas está formado por 9 módulos o áreas, en las que cada una hace referencia a un aspecto diferente a tener en cuenta, girando todos ellos sobre la razón de ser de este método: Los clientes y la propuesta de valor.

 

Elaborar un BMC es muy fácil y en cinco minutos puedes tener una visión general de tu modelo de negocio sobre la que ir mejorando y entendiendo como encajan entre sí las piezas que lo forman.

¡Éste es el Business Model Canvas!

Simplemente es el esqueleto del BMC, que te servirá de guía para ir dándole forma a tu idea de negocio.

 

¿CÓMO SE HACE UN BUSINESS MODEL CANVAS?

¡Llegó el momento del contenido!

Y es que lo más importante es lo que introduzcas en cada recuadro, pero gracias a que el BMC es tan intuitivo podrás ahorrarte muchos esfuerzos. Además, recuerda que solamente es una plantilla que puedes ir cambiando y mejorando constantemente de acuerdo con tu propuesta y tus clientes.

Como has leído hace un momento, la plantilla es muy simple y está dividida en 9 módulos, los cuales te ayudarán a alinear todas tus actividades.

  • En el centro se coloca la propuesta de valor ya que es la base de cualquier modelo de negocio y clave en las decisiones que vayas a tomar.

 

  • En el lado derecho del lienzo, marcados con un pósit azul encontramos todo lo relacionado con el exterior de la empresa: clientes y cómo llegar a ellos.

 

  • Al lado izquierdo, con pósit amarillo se encuentran todos esos aspectos que son internos de la empresa, responden a las preguntas de qué, con quién y con qué vas a conseguir tu propuesta de valor.

 

 

  • Abajo por último tenemos a la estructura de costes (ligadas con los aspectos internos de la empresa) y las fuentes de ingreso (relacionado con los clientes).

 

Antes de pasar a explicarte qué incluye cada uno de los diferentes recuadros que forman el BMC, es importante que tengas en cuenta que a la hora de empezar a rellenarlo debes hacerlo con el siguiente orden con el fin de que todo esté alineado.

 

 

 

  1. Segmenta el mercado

Te preguntarás porqué se debe primero segmentar el mercado antes que desarrollar la propuesta de valor que es la base del modelo.

La respuesta es que en todo negocio que esté bien orientado estratégicamente al cliente (son los que cosechan éxito), la propuesta de valor va a depender de a quién te dirijas, de hecho, una misma empresa puede tener diferentes propuestas de valor ya que se dirige a segmentos con diferentes necesidades.

Este es uno de los fallos más comunes que nos podemos encontrar y es que, aunque pienses que tu propuesta de valor es la mejor, si los clientes no lo entienden de la misma forma, estarás en túnel sin salida.

 

  1. Propuesta de valor

Una vez que sabes a qué clientes dirigirte, el siguiente paso es elaborar una buena propuesta de valor, que será la mejor herramienta tanto para captar como para fidelizar clientes.

Una propuesta de valor no es un catálogo sobre los productos o servicios que vendes, sino que soluciones le das a los problemas, inquietudes o necesidades de tus clientes para poder satisfacerles, es decir, le estás dando la razón de por qué han de elegirte a ti antes que a la competencia, así que ¡apóyate en las diferencias que te hacen único!

Además, debes tener en cuenta que la propuesta de valor debe ser realista, de acuerdo con tus posibilidades y que el cliente esté dispuesto a pagar por ella.

Este aspecto es muy importante porque captar a un cliente nuevo es 6 veces más caro que mantener a uno, ¡así que bríndales lo que prometes con tu oferta!, si no tendrás que luchar con un cliente descontento, con lo que eso supone para tu negocio.

 

  1. Selecciona los canales

Los canales son los enlaces a través de los cuales vas a llegar hasta tu público objetivo, por eso debes prestarle mucha atención.

No solo vas a decidir como llegan tus productos o servicios al cliente sino también a través de que medio vas a comunicarte con ellos para hacerle llegar tu propuesta de valor.

Deberás estudiar qué canales son los mejores según el momento en el que se encuentre tu relación con el cliente, por ejemplo, si está casi decidido a comprar una buena opción es e-mail personalizado.

Además, también tienes que seleccionar si el producto o servicio va a llegar directamente desde al cliente sin intermediarios de por medio o a través de terceros.

 

  1. Relación con los clientes

Aquí vas a tener que incluir todas las estrategias que vas a utilizar para relacionarte con tus clientes, y también como ocurre con las canales, a través de qué medio.

Desde desiciones sobre cómo vas a captar clientes y cómo los fidelizarás hasta si vas a relacionarte con ellos de manera personal, automatizada, a través de terceros etc.

Las diferentes estrategias van a depender de qué imagen de negocio quieras que el cliente tenga de ti, por ejemplo, si tu idea de negocio es una tienda online deberás apostar por la mejora del servicio al cliente vía telemática y no personal (cara a cara).

 

  1. Fuentes de ingresos

En las fuentes de ingreso tienes que hacer referencia a todos aquellos productos y servcios a través de los que piensas generar beneficios, como la venta de productos o la publicidad que realices a otras empresas. Ademástambién deben aparecer las difererentes formas de pago que tenga el cliente.

Recuerda que pueden coexistir diferentes fuentes de ingresos y formas de pago en función de las características de tus distintos grupos de clientes.

 

  1. Recursos disponibles

Los recursos de los que dispongas van a ser muy importante porque de ellos van a depender muchas de las decisiones que tomes y te harán ver si la propuesta de valor está dentro o no de tus posibilidades, por ejemplo si te puedes permitir tener transporte propio o por el contra, tener de socio estratégico a una empresa que haga esta función.

Aquí se ha de valorar todo lo que necesitas para que tu idea de negocio se ponga en marcha, que abarcan recursos humanos (personal), financieros, físicos (almacenes, establecimientos físicos, tecnología etc.) e intelectuales.

 

  1. Actividades clave

Éstas abarcan las actividades o trabajo fundamental que hay que hacer sí o sí para desarrollar la propuesta de valor, desde la producción si eres una empresa fabricante, venta o resolución de problemas, entre otras.

 

  1. Socios clave

Se trata de identificar a los socios que van a ser importantes para ayudarte a hacer llegar tu propuesta de valor a los clientes. Debes seleccionar a aquellos cuya oferta sea más interesante para tu empresa, ya que serán los que te aporten mayores ventajas, como economías de escala, financiación etcétera.

¡Rodéate de aquellos que le aporten valor a tu oferta, de forma que se traduzca en un mayor beneficio para el cliente!

 

  1. Estructura de costes

Para terminar debes analizar todos los costes a los que debes hacer frente para entregar tu propuesta de valor y para que la idea de negocio funcione.

Incluye todo lo que necesites: costes fijos y variables, desde impuestos que tengas pagar, material que necesites comprar, alquileres, gestorías, creación de página web…

Elaborar una buena estructura de costes donde se incluyan todos los aspectos en los que necesitas invertir te ayudarán a poder equilibrar el precio de venta y otros aspectos de tu plan.

 

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL BUSINESS MODEL CANVAS?

¡Ya has comprobado qué fácil es hacer un BMC! Ahora te explicaré lo más importante, qué beneficios tiene para ti.

 

  • Orientación 100% al cliente.

 

  • Permite desarrollar estrategias para mantener la ventaja competitiva.

 

  • Se consiguen sinergias entre áreas.

 

  • Fácil, rápido y con lenguaje común.

 

  • Permite alinear tu idea y ver cómo se relacionan los factores que la forman.

 

  • Incrementa la identidad de marca al reforzar cada una de las áreas.

 

UN EJEMPLO PRÁCTICO DEL BUSINESS MODEL CANVAS

Por último, quiero mostrate un ejemplo del desarrollo de una de negocio a través del Business Model Canvas para insistir en su facilidad y utilidad, para ello ‘he creado’ una empresa ficticia llamada Padel&You dedicada a la venta de material deportivo y creación de contenido (blog) de uno de los deportes que están más de moda, el pádel.

 

¡Tan sencillo como hacer una plantilla donde se recoja todo lo necesario para proyectar la idea!

 

En conclusión, si quieres diseñar de una manera rápida tu idea de modelo de negocio, el Business Model Canvas es la herramienta que necesitas y la que te permitirá ir ajustando detalles para que sea rentable totalmente.

¡Consigue que tu propuesta de valor sea la favorita de los clientes y garantiza así tu futuro negocio!

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable