En 2022, la exportación en volumen de vino cayó, pero incrementó en valor, donde alcanzó un récord histórico. Para el director de la Organización Internacional del Vino (OIV), Pau Roca, «afrontamos una situación inédita con dificultades en el comercio y un incremento de los precios. Tenemos que adaptarnos a esta nueva situación que parece que seguirá en los próximos años».

En el año 2022, la producción, la superficie y el consumo sufrieron pocos cambios. Lo que sí destacó fue el descenso del 5 % de las exportaciones, con respecto al año anterior. Hasta los 107 millones de hectolitros.

El precio de cada botella fue muy superior, por lo que el valor de las exportaciones alcanzó todo un récord. En concreto,  37.600 millones de euros, un 9 % superior al año 2021.

Italia, Francia y España son los países desde donde procedieron el 53 % de las exportaciones.

En valor, Francia mantuvo el liderazgo, con 12.279 millones de euros (+10,9 %). Después le seguiría Italia con 7.834 millones (+10,1 %). Por otro lado, en España el valor de las exportaciones alcanzó los 2.984 millones, un 3,1 % más.

En Chile, las exportaciones cayeron en volumen un 4 % pero subieron un 9,3 % en valor. Y Argentina es el país de de donde salieron un 20,5 % menos de litros.

El vino tinto pierde atractivo frente a los espumosos y rosados que ganan cuota de mercado

En el año 2022, la inflación provocó un incremento del 30 % de los precios de las botellas de vidrio y de las etiquetas. Un 20 % de los corchos y del alambre que cierra los espumosos. Y un 45 % de las cajas de cartón.

Según Puig, los «desajustes» ligados a la crisis de inflación y de exportaciones deben constituir «oportunidades» para el futuro. En un sector que «ha demostrado que sabe adaptarse».

Puig también ha reconocido que el vino tinto está perdiendo atractivo. Y ha pasado de representar el 53 % hace 10 años al 48 % actual. Esto frente a los espumosos o rosados, que ganan cuota de mercado.

«Hay que adaptarse a un nuevo consumidor». Y para esto, Puig plantea varias ideas como buscar una demanda cada vez más creciente por vinos «premium». O utilizar los tintos como base para hacer espumosos. O explorar los vinos desalcoholizados que «deben ser obra de los viticultores, no fruto de procesos industriales».

EEUU vuelve a ser el mayor consumidor seguido de Francia, Italia, Alemania y Reino Unido

Con la sequía generalizada en el sur de Europa y otras regiones del mundo la producción de vino cayó un 1 % hasta los 258 millones de hectolitros. Con Italia la primera con 49,8 millones. Seguido de Francia (45,6) y España (35,7). Estos son los tres países que elaboran más de la mitad del vino mundial.

Estados Unidos volvió a ser el mayor consumidor de vino. Seguido de Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, en un año en el que la demanda cayó un 1 % hasta los 232 millones de hectolitros.

En el año 2022 destaca la caída del 14 % de los vinos australianos, del 7 % de los chilenos, el 6 % de los sudafricanos y el 29 % de los chinos. Mientras que se incrementaron un 44 % los neozelandeses y un 63 % los suizos.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Publisuites - Marketing4food - Afiliados