Un nuevo sistema de análisis para detectar el fraude alimentario ha sido implementado desde principios de año. Este sistema es capaz de analizar alimentos como carnes, pescados, productos veganos y vegetarianos, y ha resultado en excelentes resultados gracias a los avances en investigación y desarrollo. Esto podría ser una gran revolución en la lucha contra las prácticas fraudulentas en la industria alimentaria.

La empresa española Laboratorios Tecnológicos de Levante ha desarrollado un proyecto de investigación financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) de la Generalitat Valenciana mediante los fondos FEDER. El proyecto tiene como objetivo resolver las malas prácticas actuales en la composición de ingredientes y etiquetados de la industria alimentaria.

El alto índice de fraude alimentario en España

A pesar de ser la cuarta economía exportadora de alimentos en la Unión Europea, en España todavía hay un alto índice de fraude alimentario, a pesar de los altos estándares de calidad que ofrece la industria alimentaria. Esto es un problema para el gobierno, los consumidores y las empresas alimentarias, ya que amenaza su competitividad.

La empresa LTL lidera el proyecto llamado Food Fraud, que demuestra la efectividad de las técnicas genómicas para analizar y certificar la composición de los alimentos. Con esto se garantiza su calidad y se previene el fraude alimentario, como el etiquetado incorrecto o la sustitución de ingredientes. Los resultados de la investigación se han utilizado en carnes y pescados, dos de las cinco categorías de alimentos más investigadas anualmente. En el futuro, se aplicará esta metodología a otras categorías de alimentos.

Food Fraud es un avance tecnológico en la lucha contra el fraude alimentario. Los resultados obtenidos por Laboratorios Tecnológicos de Levante muestran cómo la secuenciación masiva puede ayudar a proteger a las empresas agroalimentarias que trabajan con rigor para garantizar la seguridad de los productos que consumen los consumidores.

La secuenciación masiva, una revolución para acabar con el fraude alimentario

En el proyecto se utilizan técnicas genómicas basadas en la secuenciación masiva (NGS, Next Generation Sequencing). Estas técnicas permiten aislar todo el ADN presente en una muestra de alimento, amplificarlo y luego identificar a qué especies pertenecen esas cadenas de ADN amplificado. De esta manera, se pueden extraer todas las especies que se encuentran en un alimento en un solo ensayo, en lugar de realizar detecciones individuales como se ha hecho hasta ahora.

La nueva técnica de secuenciación masiva que se utiliza para identificar especies en alimentos presenta ventajas significativas en comparación con los métodos convencionales actuales. Las técnicas genómicas facilitan la detección rápida de especies que no suelen ser analizadas en los procesos comunes y permiten la posibilidad de analizar un mayor número de muestras en cada lote.

El departamento de Genómica de Laboratorios Tecnológicos de Levante ha demostrado que los métodos de secuenciación masiva son útiles para detectar especies no deseadas o desconocidas en muestras de alimentos complejas, lo que es importante para garantizar la calidad y fiabilidad de la industria alimentaria.

El proyecto Food Fraud demostrará cómo el uso de técnicas de secuenciación genómica puede reducir significativamente los costos y tiempos de análisis en comparación con los métodos de identificación de especies convencionales. Este estudio económico es esencial para generar interés por parte de las empresas de alimentación, ya que les brinda la flexibilidad y rapidez necesarias para verificar la seguridad de sus productos y ofrecerlos de forma atractiva para el consumidor.

Más seguridad también para el consumidor

El proyecto busca crear un protocolo analítico estandarizado, eficiente y robusto para mejorar la evaluación de los alimentos de consumo diario antes de su venta en las tiendas. Esto beneficiaría tanto a las empresas de alimentación como a los consumidores. Además, se podría redactar una legislación específica para estos procesos de calidad.

La investigación en curso se puede aplicar no solo a carne y pescado, sino también a todos los alimentos. Esto proporcionaría una garantía total y un método unificado de seguridad alimentaria.

Este proyecto también llevará a cabo comparaciones moleculares entre los alimentos en el mercado y los listados de información nutricional para verificar si el etiquetado del producto es preciso, como una medida para combatir el fraude alimentario.

Próximos pasos del proyecto Food Fraud

Los responsables del proyecto Food Fraud informan que el método ya funciona de forma sensible y completamente fiable en carnes y muestras complejas como hamburguesas y carnes picadas. Además, se está trabajando en mejorar su eficacia en la detección de pescado. Sin embargo, el objetivo último es ofrecer un producto capaz de detectar fraudes en todos los grupos de alimentos procesados y no procesados.

Si se encuentran especies que no se deseen o desconocidas, se hará una comprobación adicional utilizando el método de qPCR. Este método permite confirmar con precisión la presencia de la especie no deseada y detectarla si es igual o superior al 0,1% del total del alimento, siendo este el límite de detección del método (LOD 95%).

Además, Food Fraud ha desarrollado métodos basados en qPCR para detectar la presencia de ADN de carne y pescado en productos veganos. Estos métodos son útiles tanto por sí mismos como en combinación con la secuenciación masiva de alimentos vegetales para certificar que estos no contienen ADN de vertebrados.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable