Ibrahim Langoo, un estudiante británico de 19 años, y sus amigos decidieron visitar KFC para comer y pasar un buen rato, pero cuál fue la sorpresa de estos jóvenes británico cuando en el plato de Ibrahim apareció un cerebro rebozado en vez de la comida que él había pedido. Al parecer las disculpas que le ofrecieron en el establecimiento de KFC que visitó no fueron suficientes ya que el joven decidió tomar una fotografía del cerebro y la hizo circular por las redes sociales; el daño ya estaba hecho.

La respuesta de KFC no se hizo esperar, y en poco tiempo la compañía de comida rápida aseguró que el trozo de carne encontrada en el plato del joven británico no tenía ningún peligro, pero desde las redes sociales se ‘destripaba’ a la multinacional yanqui por haber colado un cuerpo extraño y arrugado en la bandeja de un consumidor que tras varios minutos analizándolo pudo llegar a la conclusión de que parecía un cerebro, eso sí antes tuvo que quitar el abundante rebozado que destaca en esta cadena de restaurantes.

El consumidor británico no sólo ‘despachó’ su comida con cara de asco, también utilizó su socorrido Smartphone para realizar una foto de tan ‘suculenta’ comida e invitar a todos sus amigos de Facebook a que compartieran esta tétrica imagen.  Uno de los trabajadores de KFC declaró que la pieza que apareció en la bandeja de Ibrahim podía ser un trozo de riñon que no había sido eliminado durante el proceso de preparación, pidió disculpas al joven pero añadió que no había peligro de intoxicación.

Este caso demuestra como las empresas tienen que tener una comunicación rápida y eficiente para evitar el deterioro de su imagen por culpa de esta clase de acciones. En esta ocasión KFC intentó estar lo más rápida y contundente posible, sin embargo la velocidad con la que se propagan las noticias, y sobre todo este tipo de eventualidades, en las redes sociales minó la reputación de esta multinacional de origen estadounidense.

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.