El rooibos (Aspalathus linearis) es una planta de origen africano, específicamente del sur del continente.

Su nombre en afrikáans (idioma derivado del neerlandés) significa “arbusto rojo”.

En Europa se lo conoce también como té de los masái y té de los bosquimanos (aún cuando estos pueblos no tienen nada que ver con su producción).

En realidad, no es realmente un té sino una tisana (ya que no posee cafeína).

Es muy popular en la región (sobre todo en Sudáfrica y Namibia) ya que con sus hojas se preparan infusiones (té rojo sudafricano) cuyo sabor es suave, dulce y con toques de frutos secos.

De allí se ha extendido su uso al resto del mundo ya que posee varias características muy interesantes.

Es una especie polimórfica (es decir, que puede tener diversas formas) dependiendo del lugar donde crezca.

La altura puede variar desde pequeños arbustos de 30 cm a plantas de 2 metros.

Las variedades que se destinan al consumo suelen medir aproximadamente 1,5 metros.

Posee flores amarillas que florecen a fines de la primavera o principios del verano. De cada flor crece una fruta leguminosa (plantas que producen un fruto en legumbre que crece en vainas).

La planta se adaptó a un suelo pobre en nutrientes y a temperaturas muy altas. Se cultiva en verano (que en África es entre el mes de enero y marzo).

La planta sólo se cultiva en la región de Cederberg (Sudáfrica).

Las hojas del árbol se dejan oxidar al sol y este proceso es el que le da su color rojo y su sabor característico.

Existe otra variedad no oxidada que se denomina rooibos verde y posee un color amarillento. Esta variedad se comercializa a un precio mayor y posee gran cantidad de polifenoles antioxidantes.

 

Historia del rooibos

 

Como bien especificamos es un arbusto de origen africano. No se conoce su antigüedad ya que era un arbusto silvestre hasta que se descubrieron sus propiedades y comenzó a cultivarse de forma más metódica.

Esta planta fue clasificada en el año 1772 por el botánico Carl Thunberg.

Los holandeses que residían en Sudáfrica hacia el siglo XVIII lo popularizaron ya que buscaban una alternativa al té negro ya que la importación desde Asia les resultaba muy cara.

Comercialmente fue presentado al mundo gracias a un emigrante ruso, Benjamín Ginsberg, en el siglo XX (aproximadamente en 1904). Al principio repartía bolsitas de té por las calles de Ciudad del Cabo, de esta forma no sólo se popularizó, sino que se exportó a Europa y de allí al resto del mundo.

Fue estudiada en más profundidad, descubriendo sus propiedades, por el médico y botánico Peuer Le Fras Nortier hacia el año 1930. Este mismo propuso el cultivo en invernaderos, trasplantando las plantas cuando alcanzaban los 3 cm de altura. Su cosecha se realiza transcurridos 2 años de la siembra.

En Japón, donde se lo consume habitualmente, es denominado el “té de la larga vida”, ya que se considera que retarda el proceso de envejecimiento.

 

Composición del rooibos

 

A pesar de catalogarse como té, con el rooibos pueden prepararse tisanas, ya que no contiene cafeína (evitando los efectos estimulantes de esta sustancia).

Posee gran cantidad de minerales (hierro, calcio, flúor, potasio, cobre, manganeso, zinc y magnesio).

También es muy alto su contenido en antioxidantes (polifenoles); flavonoides como quercetina, flavonas e isoquercetina; aspalatina y nothofagina (sustancias con poder antialérgico y antihistamínicos); ácido fenólico y caféico y vitamina C en pequeñas cantidades.

No contiene calorías por lo que es un gran aliado en las dietas para bajar de peso.

 

Forma de preparación

 

El rooibos es una infusión que puede tomarse caliente, fría o a temperatura ambiente. Incluso s ele puede adicionar leche o jugo.

Posee un sabor amaderado y dulce y un color rojo característico.

Se puede encontrar la planta seca y troceada sola o combinada con diversas frutas (coco, naranja), con chocolate o distintas hierbas (tomillo, menta, hierbaluisa, jengibre y cola de caballo, entre otras).

La forma de preparación es colocar una cucharada de postre por cada taza de agua, verter agua hervida sobre la misma, dejar reposar 10 minutos y ya está listo para degustarlo. Algunas personas lo endulzan con miel, azúcar o estevia, pero no es necesario.

A diferencia del té el tiempo de reposo puede alargarse sin que el rooibos se torne amargo.

Es una preparación muy habitual para ser consumida fría por los deportistas, ya que funciona como bebida isotónica reponiendo los minerales perdidos durante el ejercicio.

Los que realizan actividad física intensa deben consumir unas 6 tazas de 200 ml por día (es decir, un poco más de 1 litro de té de rooibos). Se colocan las hebras en agua a 90 grados C y se las deja reposar hasta que se enfríen (incluso toda la noche).

Los sudafricanos suelen enfriarlo en el momento. Lo preparan muy concentrado, casi espeso, y le agregan jugo de manzana, canela, anís y hielo.

Actualmente se está diversificando su uso y se lo utiliza para ablandar carnes de caza, adicionar a guisos y estofados (en reemplazo del agua), ablandar legumbres, preparar confituras y mermeladas, bebidas refrescantes y yogures.

 

Beneficios para la salud del rooibos

 

1-    Mejora la salud cardiovascular

Actúa como vasodilatador por lo que disminuye la presión arterial elevada. También disminuye el estrés y la tensión nerviosa. La quercetina es un poderoso antioxidante que está relacionado con la prevención de múltiples afecciones cardiovasculares.

Promueve un aumento del HDL o colesterol “bueno” e inhibe al LDL o colesterol “malo”, evitando que se adhiera a las paredes de las arterias.

Todo esto ayudaría a reducir el riesgo de aterosclerosis, accidentes cerebrovasculares e infartos de miocardio.

2-    Mejora la salud de los huesos y los dientes

Es rico en calcio, manganeso, flúor y otros minerales que ayudan a mantener los huesos y los dientes fuertes y saludables.

Ayuda a reducir el riesgo de padecer osteoporosis, artritis y dolores articulares crónicos.

El manganeso actúa activando las enzimas necesarias para construir nuevo hueso y reparar daños en estos.

El flúor se relacionan con la salud dental disminuyendo la posibilidad de padecer caries.

3-    Calma los cólicos

Se ha demostrado un efecto calmante de los cólicos en los niños pequeños, probablemente por sus propiedades antiinflamatorias. Se suele mezclar con un poco de leche en el biberón para hacerlo más apetecible y mejorar el sabor.

En adultos es un agente antiespasmódico que puede aliviar los calambres y dolores abdominales severos. Esto se debe fundamentalmente a la activación de iones de potasio sin antagonizar el calcio. Por lo tanto, puede reducir la hiperactividad del tracto gastrointestinal previniendo la diarrea.

4-    Ayuda a controlar la diabetes

La aspalatina, presente en el rooibos, es un poderoso antioxidante. Ayuda a equilibrar el azúcar en sangre, mejorar la resistencia a la insulina, la absorción de glucosa por los músculos y aumenta la secreción de insulina por el páncreas.

Evita, de esta forma, las subidas y bajadas bruscas del nivel de glucemia.

5-    Influye sobre determinadas afecciones de la piel

El contenido de α-hidroxiácido y zinc pueden reducir las arrugas y otros síntomas de envejecimiento prematuro.

También se puede aplicar directamente el polvo rojo sobre la piel para aliviar el acné, las quemaduras solares u otras afecciones cutáneas.

6-    Ayuda a prevenir los cálculos renales

Las personas que padecen de litiasis renal pueden consumir este té sin problemas ya que no contiene ácido oxálico en su composición.

7-    Ayuda a la pérdida de peso

Es un diurético natural, evitando a retención de líquidos y ayudando a eliminar los desechos del organismo. Acelera el metabolismo, mejorando el proceso de la digestión. Se recomienda tomarlo en las mañanas en ayunas para aprovecha mejor sus efectos de pérdida de peso. Lo ideal es tomar de 3 a 4 tazas por día.

8-    Actúa a nivel del aparato respiratorio

Disminuye los síntomas respiratorios debidos a procesos alérgicos (polinosis o alergia al polen, alergia al polvo, a la contaminación, a los ácaros, a las picaduras de insectos, entre otras).

Asociado a plantas expectorantes y antisépticas alivia las afecciones respiratorias con congestión y tos (procesos gripales, bronquitis y faringitis).

9-    Beneficios en el embarazo

Es una bebida recomendable durante el embarazo ya que no posee cafeína ni taninos (que dificultan la absorción de hierro).

Se recomienda beberlo durante el primer trimestre del embarazo debido a sus polifenoles antioxidantes que ayudan a combatir la baja de las defensas.

También favorece la circulación sanguínea y ayuda a prevenir los abortos espontáneos.

Promueve el peristaltismo ayudando a combatir el estreñimiento tan común en el último trimestre del embarazo. Sus propiedades antiespasmódicas ayudan a calmar los cólicos, las náuseas y los vómitos asociados a este etapa de la vida femenina.

10- Tiene efectos sedantes

Posee propiedades relajantes y, al ser una tisana, sin cafeína, está indicada para tomarla antes de acostarse.

 

Contraindicaciones del rooibos

 

Como en toda sustancia el exceso en el consumo puede acarrear efectos adversos.

  • Puede interactuar con ciertos medicamentos utilizados para la quimioterapia.
  • Contienen compuestos con actividad estrogénica, por lo que no estaría indicado en personas con cáncer de mama.

 

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Banner M4F Melones el Abuelo 300 x 300 px