El ajo es un alimento procedente de la planta Allium sativum, específicamente corresponde al bulbo de la planta. Se conoce que proviene del Asia Menor, por lo que su cultivo es de los más antiguos, formando parte de las culturas egipcia e india.

Aunque existen trabajos que indican que también estos cultivos se daban en la cultura china, debido a que el tipo silvestre se ha encontrado de forma natural en una zona entre Egipto, India, China y Ucrania, de donde se presume que inició el cultivo de la planta y que posteriormente se propagó a otras partes del mundo. Por tanto, esta zona ha quedado definida como centro de origen.

Asimismo se ha demostrado la existencia de otras plantas de ajo silvestre de la familia Allium, pero que no son de la especie sativum. Este es el caso de la especie vineale encontrada en Norte América.  

Tipos

Existen diferentes tipos, por ello han sido clasificados en dos grupos grandes: comunes y nobles, y un grupo pequeño: comerciales. En este último se encuentran: morado, violeta, rosado, blanco, castaño y colorado.

Esta variedad de ajos proceden de la planta Allium sativum y poseen propiedades medicinales, nutricionales y culinarias.

En tanto que, el sacha es un tipo procedente de la planta Mansoa Alliacea que existe en las selvas amazónicas peruanas. A este le atribuyen propiedades curativas de algunas enfermedades, tanto físicas como psicológicas.

Por ello, aprovechan la planta casi totalmente tanto por sus propiedades medicinales como por las culinarias. Este es consumido como analgésico para aliviar dolores de cabeza, huesos, músculos, abdomen, entre otros. Para esto usan las hojas en infusión o el macerado de las raíces.

El ajo sacha es un anti-artrítico natural que se prepara macerando el tallo y las raíces frescas, y colocándolo en un recipiente de vidrio con alcohol etílico al 80% durante dos días. Posteriormente lo filtran y el brebaje es consumido para atenuar el dolor y la inflamación de las articulaciones, los músculos y los tendones.

En ocasiones se aplica en las zonas de las articulaciones afectadas. La infusión de las raíces es utilizada como energizante corporal, porque disminuye el cansancio y las personas mejoran su estado de ánimo.

También es usado como antiepiléptico y antipirético, debido a que la corteza ayuda a evitar las convulsiones, en tanto que con el tallo y las hojas se hacen baños corporales para bajar la temperatura.

Propiedades

Medicinales o farmacéuticas

Desde épocas antiguas al ajo se le han adjudicado diversas propiedades medicinales, como la antibacteriana, hipolipemiante y antihipertensivas. Adicionalmente posee actividad antioxidante, dado su contenido de compuestos bioactivos.

En este sentido, las investigaciones indican que era incluido en los tratados médicos por los romanos y griegos en la Edad Media y épocas posteriores, siendo en el siglo XIX cuando Luis Pasteur estudió los efectos antibacterianos.

De allí que en la India fue usado como antiséptico en loción para lavar heridas y úlceras. En el Codex Ebres un papiro de medicina del año 1500 a. C es muy mencionada las diversas aplicaciones, como en las cardiopatías, mordeduras, parasitosis intestinales y tumoraciones.

En Sumeria en los años 2300 a. C era usado como tratamiento para la hipofunción hepática, dolores de estómago, diarreas, flatulencias por sus efectos antiinflamatorios y antiparasitarios.

Algunos estudios sugieren que comido produce la expulsión del parásito Taenia, aumenta la secreción de la orina y es antitusígeno. Mientras que, en bebidas como el vino, sirve de antídoto y en cocciones se potencia sus efectos analgésicos y anti parasitarios.

Otras propiedades medicinales o farmacéuticas que se le atribuyen son la antimicótica, antiviral, hipoglucemiante, anticarcinogénica, antitrombótica y antiplaquetaria.

En este contexto, investigaciones han demostrado que inhibe el desarrollo del cáncer en la etapa inicial de replicación y previene la formación de coágulos sanguíneos. Esto se debe a su compuesto bioactivo alicina que promueve la apoptosis en diversos tipos de células cancerígenas.

La alicina también es un antiagregante plaquetario, por el efecto de inhibición de las enzimas ciclooxigenasa y lipooxigenasa, encargadas de la producción del tromboxano que es un agregante plaquetario.

Aunque otros estudios señalan que adicionalmente la alicina inhibe a los receptores plaquetarios, el colágeno y el fibrinógeno.

Espirituales y psicológicos

Para la población griega el ajo tenía propiedades mágicas y se lo ofrendaban al Dios de la guerra Ares.

Así mismo, Homero en el poema la Odisea del siglo VIII a. C. relata que en el momento que Circe convirtió a los compañeros de Ulises en cerdos, él pudo deshacerse del hechizo gracias al ajo que le dio el Dios Hermes, que es el protector de los viajeros y patrón de los atletas.

Por esto fue muy utilizado desde épocas antiguas quemado con otras hierbas en rituales para ahuyentar los malos espíritus.

En la actualidad, algunas etnias indígenas del Perú le confieren al ajo sacha la propiedad de eliminar las malas energías del cuerpo.

Por ello, tanto la planta como su bulbo, es usado en rituales por los curanderos o chamanes de estas culturas. Los pobladores amazónicos creen que refuerza la autoestima y la voluntad de las personas.

Beneficios

Son innumerables los beneficios para la salud que aporta el consumo del bulbo de la planta Allium sativum. Entre ellos cabe destacar la reducción del riesgo cardiovascular, reumatismo, oncogénesis y artritis. Adicionalmente atenúa las afecciones de las vías respiratorias superiores.

No obstante, se le atribuyen otros beneficios como los espirituales, psicológicos, culinarios y gastronómicos. Así como también de repelente de mosquitos, piojos y liendras.

Sistema cardiovascular y nutrición

Diversos estudios han demostrado que el consumo del bulbo de la planta Allium sativum disminuye los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa. En tanto que, aumenta la lipoproteína HDL colesterol, por lo que también reduce la aterosclerosis.

También tiene beneficios nutricionales porque aporta energía, proteínas, lípidos, carbohidratos como la fructosa, agua, fibra, aminoácidos, vitaminas como las tiamina, riboflavina, niacina y vitaminas A, E, K y C. Además de importantes minerales como el calcio, hierro, fósforo, magnesio, sodio y potasio.

Es un vasodilatador natural, porque produce el incremento de los niveles de la enzima óxido nítrico sintetasa. Aunado a esto, contiene un compuesto bioactivo llamado alicina que aporta beneficios al sistema cardiovascular. Esta favorece la vasodilatación reduciendo los niveles de calcio en las células musculares lisas.

Conjuntamente se ha demostrado que el extracto acuoso de ajo inhibe la actividad de la enzima adenosina desaminasa, lo que favorece el efecto antihipertensivo y vasoprotector.

Otros compuestos bioactivos son el bisulfuro de alilo, trisulfuro de alilo, polifenoles, entre otros. Los polifenoles por ejemplo, poseen efectos antioxidantes, contribuyen con la pérdida de peso, mejoran el perfil lipídico y previenen la aterosclerosis.

Estudios en animales han demostrado que el extracto metanólico del ajo negro, reduce el peso corporal, los niveles de triglicéridos en suero, el estrés oxidativo y aumenta el contenido de lípidos fecales.

En el caso del sacha se han observado beneficios en la reducción del colesterol, debido a la inhibición de su absorción intestinal. Así como también el efecto antioxidante del extracto acuoso de las hojas, atribuido al contenido de antocianinas de las plantas.

Sistema inmunitario e infecciones

El Allium Sativum aporta beneficios al sistema inmunitario, debido a que la alicina posee efectos inmunomoduladores que fortalecen dicho sistema, como el estímulo de la proliferación de linfocitos, la fagocitosis realizada por los macrófagos y aumento de la actividad de las células natural killer o células asesinas.

Así mismo, la alicina es responsable de desactivar los parásitos amebas causantes de disentería, mediante el bloqueo de las enzimas de los grupos cisteínas proteasas y alcohol deshidrogenasa. A este compuesto se le atribuyen las propiedades antibacterianas y antifúngicas del ajo.

Esto debido a su letalidad contra las bacterias gramnegativas y grampositivas, así como de algunas especies de hongos como los del género Candida.

Espirituales y psicológicos

Para los curanderos amazónicos del Perú, la corteza de la raíz del ajo sacha macerada en aguardiente beneficia la psiquis de las personas, pues de acuerdo a sus creencias, este preparado posee efectos psíquicos que contribuyen al fortalecimiento de la voluntad, la toma de decisiones y la autoestima.

Aunado a esto, las ramas más grandes de la planta son usadas para limpiezas espirituales. Debido a la creencia de que ahuyenta los espíritus, alimenta a las personas de energía positiva y elimina las negativas.

Por otra parte, es considerado un repelente de mosquitos efectivo. Sin embargo, no existen evidencias científicas que demuestran estos beneficios.

Culinarios y gastronómicos

Desde los años 320 a. C se propagó el uso del ajo como conservante de alimentos, entre ellos la carne y el pescado. En la población española es ampliamente usado como parte de platos tradicionales como la sopa de ajo, el gazpacho y en una variedad de salsas.

La planta del ajo sacha tiene mucha utilidad culinaria, porque su combinación con sal condimenta los alimentos proteicos de origen animal, aportando sabor y olor. Tal es el caso de las carnes blancas, rojas, pescados y mariscos.

Este es el condimento principal del pollo preparado al vapor y en la carne de cerdo realza el sabor y olor específico del cerdo.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable