Nos encontramos a tan solo unos días de la publicación de las bases y convocatorias del PERTE Agroalimentario. Una publicación que desde el sector agroalimentario se espera con ganas y que desean que sean útiles y coherentes con la realidad del sector. Sólo con bases y convocatorias atractivas se activarán las pymes que representan de manera mayoritaria al tejido productivo agroalimentario.

El Perte (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica), está dotado con casi 1.003 millones de euros (más una adenda de 800 millones). Este programa consiste en un paquete de fondos comunitarios que buscan contribuir a la recuperación tras la pandemia. Asimismo, forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) diseñado por el Gobierno de España para gestionar los 140.000 millones del instrumento Next Generation EU que podrá recibir el país hasta 2026.

Fue aprobado por el consejo de ministros el 8 de febrero y revisamos algunas claves e hitos que nos permiten analizarlo, según fuentes ministeriales, de las organizaciones agrarias, cooperativas, de la industria alimentaria (FIAB) y de un informe elaborado por la consultora Llorente y Cuenca:

Datos PERTE Agroalimentario

El Perte agroalimentario dispone de 1.002,91 millones de euros a los que hay que sumar 800 millones de una adenda anunciada después. Está estructurado en tres ejes: al primero se le asigna una partida de 400 millones (más otros 400 de adenda); el segundo está dotado con 454,35 millones; el tercero, con 148,56 millones y, por último, una adenda de otros 400 millones para regadíos.

Intervienen tres ministerios: Industria Comercio y Turismo que gestionará 800 millones; Agricultura, Pesca y Alimentación (496,3 millones); Asuntos Económicos y Transformación Digital (376 millones); y Ciencia e Innovación (130,56 millones). Los fondos se repartirán con ayudas directas o préstamos.

Ejes

  • Eje 1: Fortalecimiento industrial del sector en el ámbito de la competitividad, la sostenibilidad y la trazabilidad-seguridad alimentaria. Gestionado por el Ministerio de Industria Comercio y Turismo (Mincotur).
  • Eje 2: Digitalización de los eslabones de la cadena. Codirigen por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital (Mineco).
  • Eje 3: Centrado en la I+D+i para potenciar un sector competitivo, innovador y más eficiente. Codirigido por el MAPA y por el Ministerio de Ciencia e Innovación (Micinn).

Requisitos

La publicación de las convocatorias y de las bases entrarán al detalle de los requisitos que deben cumplir los proyectos aspirantes a algunas de las subvenciones o préstamos.

Del eje 1 se conocen más datos, como que los interesados en obtener financiación deberán presentar obligatoriamente proyectos con actuaciones en trazabilidad-seguridad alimentaria y elegir entre competitividad o sostenibilidad.

Dentro de ese eje, se requerirá que las empresas se organicen en agrupaciones sin entidad jurídica que incluyan entidades de toda la cadena.

Para el resto de los ejes cabe esperar, según Llorente y Cuenca, que se exija una alta participación de pymes; una implantación territorial de las actuaciones y requisitos en cuanto a presupuesto máximo y mínimo financiable mediante préstamos o los máximos totales de las ayudas.

Convocatorias

El Perte se encuentra en un momento inicial de su ejecución y además las convocatorias resueltas y cerradas (en evaluación) suponen el 9,9 % del total presupuestado, es decir, 99,5 millones de euros (datos de finales de mayo).

Hay convocatorias resueltas por 83,5 millones de euros y en proceso de evaluación por 16 millones, todas incluidas en los ejes 2 y 3 y pertenecen a líneas transversales que llegan también a otros sectores económicos como la implantación del kit digital.

Además, hay convocatorias abiertas para repartir 77 millones de euros en fondos y quedaría el grueso de 826 millones por abrir.

Falta también la adenda de 800 millones, 400 de ellos para el eje 1 y que ya pasarán a convocatorias de 2023; el resto es para regadío.

Reflexiones sectoriales

Desde las Cooperativas Agro-alimentarias, con lo que se sabe actualmente del Perte, están esperando las nuevas bases y convocatorias. La administración informa que está valorando bajar el presupuesto mínimo de los proyectos.

El objetivo es que sean «más viables», añadiendo desde las cooperativas que sería básico para ellos que los criterios que se aprueben no sean muy exigentes.

Desde ASAJA, su director, Juan José Álvarez, valora las «buenas intenciones, pero deja mucho que desear porque no hay partidas realmente efectivas para el productor».

El director técnico de COAG, José Luis Miguel, valora en la misma línea que ASAJA, que el Perte pasa «de refilón» por el agricultor, aunque valora de forma positiva los fondos para el regadío.

La vicesecretaria general de UPA, Montse Cortiñas, apuesta por diseñarlo «bien» para que «sea, de verdad, una palanca de cambio para el sector agrario» porque «en algunos ejes nos cuesta vernos y reconocernos».

Desde la industria alimentaria, la patronal FIAB ve los fondos insuficientes, aunque reconoce la mejora con la adenda de 800 millones (400 para el eje 1). La patronal considera «imprescindible» que las ayudas lleguen «a las pymes, que constituyen el 96 %» de esta industria.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica
SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica