Los consumidores españoles han comenzado este año 2015 con cierto optimismo, un buen arranque que ha permitido que el nivel de confianza se sitúe durante el primer trimestre del año en su nivel máximo desde el 2010. Estos es lo que se puede extraer  del el último Estudio Global de Confianza de los Consumidores, elaborado por la consultora Nielsen. Concretamente el índice de confianza aumentó hasta los 67 puntos, cuatro puntos más que el trimestre anterior.

La evolución de la confianza en España ha mostrado un comportamiento muy positivo en línea como otros países del Sur de Europa como Portugal, en el que también se han podido observar mejoras de confianza en el consumo al alcanzar niveles máximos desde el año 2006. Esta evolución creciente de la confianza en España es paralela a la tendencia alcista del conjunto de Europa, no obstante en este caso su ritmo de crecimiento fue menor, sólo un punto de mejora con respecto al trimestre anterior hasta los 77 puntos.

España

Los datos de España permiten apreciar un inicio de 2015 bastante prometedor, ya que buena parte de la evolución del desempleo ha mejorado sus datos dos puntos con respecto años anteriores, pasando del 25,7% al 23,7%.

Sin embargo, estos datos tan favorables a priori no son tan buenos, ya que España cuenta todavía con un paro de más de cinco millones de personas que entran dentro de las encuestas y la confianza de los españoles se mantiene todavía muy lejos de las cifras que registran países del Norte de Europa como Alemania, Reino Unido o Países Bajos.

Contención de gasto

Los datos mencionados acerca del desempleo en España todavía infunden inquietud en la ciudadanía, sólo hay que comprar que ocho de cada diez consideran que sus perspectivas laborales a doce meses vista no son buenas o son malas. Para una cuarta parte de la población la seguridad laboral es la primera preocupación, mientras que el 20% se preocupa por la marcha de la economía como la primera de sus preocupaciones.

Esta situación de inestabilidad laboral y sueldos precarios no vienen nada más que a provocar que el consumidor busque fórmulas para reducir el gasto y poder contar con algo de ahorro, principalmente en uno de los sectores que más arañan las nóminas de los usuarios. El 73% de los españoles trata de recortar el consumo de gas y electricidad, algo que casi el 60% seguirá haciendo cuando la recesión concluya.

Noticias Relacionadas

El 2014 se cierra con un aumento en la confianza del consumidor

La confianza del consumidor experimentó un descenso pronunciado en noviembre

El indicador de confianza del consumidor baja 4,5 puntos en octubre

Tags: ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica