Han pasado unos meses desde que se anunciara que Fiesta, la empresa madrileña especializada en caramelos, cerraría sus puertas debido a los problemas económicos que le ha causado la crisis. Ahora, la compañía con sede en Alcalá de Henares ha lanzado un plan de adaptación y preparación con el fin de que un tercero la adquiera. Por el momento, la firma ha sido valorada en 12 millones de euros, y ello sin contar su activo inmobiliario, valorado en otros 6,7 millones, de lo que se desprende que el interesado en adquirir Fiesta tendrá que hacer un desembolso de casi 19 millones de euros.

El director general de Fiesta, Agustín Fernández, ha precisado junto al administrador concursal (Francisco Vera de Data Legal) que la venta de los activos mobiliarios e inmobiliarios de Fiesta estará vinculada a un contrato de alquiler del terreno, y que ese contrato tendrá una validez de cinco años, un periodo que se podrá prorrogar hasta diez. El precio mínimo de este alquiler será de 35.000 euros mensuales.

Tanto Agustín Fernández como Francisco Vera han recordado que el precio mínimo de salida de Fiesta para la compra será cinco veces su Ebitda (beneficio bruto de explotación calculado antes de aplicar gastos como intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones), como viene siendo habitual últimamente en el sector.

Marca rentable

Fiesta continúa siendo una marca líder en el sector de los caramelos, y así se desprende de los datos económicos con los que ha cerrado el año 2014, un año en el que Fiesta facturó un 4,7% menos que en 2013, es decir, casi 19 millones de euros, pero con una mejora en su rentabilidad (con un margen bruto del 6% hasta alcanzar los 12,252 millones de euros y un beneficio antes de impuestos de 1,207 millones).

Tal y como deja claro el director general de la compañía, la alta penetración de las marcas de Fiesta en los principales canales del mercado, así como su fortaleza son factores que la convierten en una empresa muy bien valorada dentro de su sector.

Francisco Vera por su parte ha afirmado que Fiesta no se va a vender como una ganga, sino como un activo valorizado, ya que la empresa se venderá tras haber realizado un proceso de reestructuración.

Proceso de venta

Por el momento medio centenar de empresas y fondos han mostrado interés por la adquisición de Fiesta. El administrador concursal ha optado por eliminar de la selección a los que denomina ‘subasteros sofisticados’, es decir, a aquellas empresas que sólo se han interesado por la compañía madrileña sólo por motivos especulativos. Será antes del mes de agosto cuando se conozca el nombre de la nueva empresa propietaria de Fiesta, la enseña española que tantas sonrisas ha arrancado a adultos y niños.

Noticias relacionadas

¿Adiós a los caramelos Fiesta y a sus reminiscencias infantiles?

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Publisuites - Marketing4food - Afiliados