Kantar Worldpanel, una de las consultoras líderes en el estudio del consumidor, ha hecho balance de las consecuencias que han provocado, en los sectores de gran consumo e impulso, los últimos cuatro años de crisis. Según la consultora, el sector de gran consumo ha logrado aguantar la crisis, mientras que el sector de impulso ha registrado más dificultades.

Según se desprende del estudio publicado por Kantar Worldpanel ‘Balance de 4 años de crisis’, el sector de gran consumo no sólo ha cerrado 2012 con una estabilización en valor del 0.3%, sino que además ha experimentado un ligero crecimiento en volumen del 1,3%. Estas cifras muestran cómo el sector de gran consumo ha mantenido las ventas y ha sabido resistir con éxito la crisis económica que azota a la sociedad española. Por el contrario, el denominado como sector de impulso no ha obtenido resultados positivos: Ha registrado más dificultades y se ha dejado un -7,5% tanto en valor como en volumen.

Dentro del mercado alimentario, el sector de la alimentación envasada cerró el ejercicio de 2012 con un crecimiento en volumen del 1,1% y un crecimiento en valor del 1,8%, mientras que los alimentos frescos generaron una demanda del 1,5% que no se tradujo en un crecimiento en valor, sino más bien todo lo contrario (-0,1%). Este tipo de productos perecederos representan prácticamente la mitad del gasto en el hogar en lo que se refiere a gran consumo.

Crisis y contención en el gasto

Los españoles dedican, desde el año 2008, menos presupuesto en el hogar a los productos cotidianos propios del sector del gran consumo. Esto tiene como consecuencia un ahorro de 1291 euros constantes de media en el sector de gran consumo. Aún así, este mercado afronta la crisis de manera estable, y ello se debe, en gran medida, al crecimiento moderado de la población.

Los españoles ahorran, y lo hacen de tres maneras diferentes: Reducen su consumo fuera del hogar, optimizan los productos adquiridos y compran más barato.

Desde que la crisis económica comenzara a dar sus primeros coletazos de vida, las despensas hogareñas se convirtieron en austeras; los consumidores empezaron a reducir paulatinamente el tamaño de las compras, comenzaron a ser más racionales y menos impulsivos, ahorrando así casi 100 euros. En la actualidad, los españoles administran mejor sus compras, tiran menos alimentos a la basura, según el balance publicado por Kantar Worldpanel.

La crisis también provocó una caída en el consumo fuera de casa, lo que tuvo como consecuencia un ahorro de 515 euros de media desde el año 2008. Sin embargo, a pesar de que hayan aumentado las fiestas, los tardes de cine en casa o las cenas hogareñas con amigos, este tipo de consumo casero no ha compensado todavía a aquél que el consumidor efectuaba fuera de casa antes de la crisis.

A estos dos factores se añade el hecho de que el consumidor compra hoy más barato que hace cuatro años: El consumidor compara precios y evita comportamientos compulsivos a la hora de hacer la compra semanal.

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica