Hace apenas unos meses que se puso en funcionamiento el nuevo reglamento de información al consumidor, y por el momento el 61% de los consumidores no ha percibido los cambios en el etiquetado; eso al menos es lo que señala el centro de estudios Consumolab, que ha elaborado un informe con el fin de analizar cómo percibe el consumidor el nuevo etiquetado de alimentos.

A los consumidores actuales les gusta estar informados de lo que comen, por ello se interesan por leer las etiquetas que llevan adheridas los productos. Ahora bien, el pasado 13 de diciembre se puso en marcha la nueva legislación aplicable al etiquetado de alimentos, y hasta ahora seis de cada diez consumidores todavía no se ha percatado de ningún tipo de cambio. A pesar de ello, el informe de Consumolab también señala que el 65% de los consumidores siempre lee las etiquetas, mientras que el 25% lo hace en dependencia del producto del que se trate y de otro tipo de criterios, como por ejemplo si se trata de un producto nuevo en el mercado, si es la primera vez que se compra, o si se trata de un alimento infantil, lácteo, preparado o cárnico.

Nueva legislación

Sólo el 39% de los consumidores ha percibido los cambios que han venido con la nueva normativa sobre el etiquetado, frente a un 61%. Según el informe de Consumolab, estos cambios se han notado sobre todo en lo que se refiere al tipo de información y a la nitidez con la que se muestra. Así, el 34% de estos consumidores que sí que han percibido cambios cree que la información nutricional se muestra con mayor claridad, el 32% afirma que puede leer mejor la información, y el 31% deja claro que perciben de manera más destacada y clara la información acerca de los alérgenos.

Según el panel encuestado, son los lácteos (28%), los productos de panadería y repostería (18%), los zumos y las mermeladas (18%) los que poseen unos etiquetados más claros, mientras que en el otro extremo se encuentran el pescado fresco y la carne (20%), los productos de dieta (20%) y los refrescos (23%). Los motivos que aportan los consumidores para justificar esta falta de claridad son varios: el 60% señala que no puede leer de manera adecuada la información, el 59% cree que la letra es muy pequeña, el 19% lo justifica diciendo que las grafías están muy pegadas unas a otras, y el 15% dice que no se resalta el color de las mismas.

Información más valorada

Según se desprende de la encuesta formulada por Consumolab, a la mayoría de españoles les gusta leer las etiquetas de los productos en el momento de la compra; en concreto, el 90% del panel encuestado lo hace, y a los aspectos que más atención prestan es a la fecha de caducidad, a la de consumo preferente, a los ingredientes y a la información nutricional. Por el contrario, la información que resulta menos relevante al consumidor es la que se refiere al país de origen del producto, al nombre del fabricante o a los posibles alérgenos que contiene.

El porcentaje de españoles que se fija en estos últimos datos varía en función del nicho de población del que se trate, de tal forma que aquellos consumidores cuya alimentación está condicionada por algún aspecto relacionado con enfermedades, alergias o dietas específicas sí que reparan en este tipo de informaciones.

Noticias relacionadas

Nueva normativa para la presentación y el etiquetado de determinadas bebidas espirituosas

Sólo un 7% de las empresas han adaptado sus productos al nuevo etiquetado

¿Etiquetado diferente para los alimentos Transgénicos en EE.UU?

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Publisuites - Marketing4food - Afiliados
SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica