Los productos ecológicos no son ni más sanos ni más nutritivos que los convencionales, sino iguales en casi todo; esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por la Universidad de Stanford, situada en Estados Unidos, y publicado en la revista ‘Annals of Internal Medicine’.

No son pocas las superficies comerciales que en los últimos años han incorporado toda una serie de productos ecológicos a las estanterías de sus pasillos; desde pequeñas tiendas de ultramarinos hasta monstruos como Carrefour, Hipercor, Eroski o Alcampo ofertan al consumidor alimentos que llevan en su packaging el sello que los identifica como producto ecológico. Con este hecho queda constatado que, a pesar de la crisis económica que azota a occidente, y a pesar de que adquirir este tipo de productos supone un mayor gasto para el consumidor, lo saludable y ecológico son, en la actualidad, valores en alza.

Han sido varios los estudios realizados en España por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que han concluido que los alimentos ecológicos, a pesar de ser más caros que los convencionales –cuestan el doble de dinero-,  no son ni mejores ni peores que los no ecológicos. Es cierto que tienen un sabor más intenso y que son menos agresivos con el medio ambiente, pero, según esta institución, no aportan una mayor cantidad de vitaminas o propiedades beneficiosas, es decir, no son más saludables que el resto de productos que encontramos en cualquier superficie comercial.

Ahora, la Universidad estadounidense de Stanford ha llegado a las mismas conclusiones en un estudio publicado recientemente en la revista ‘Annals of Internal Medicine’. Según este estudio, no existen pruebas sólidas y fehacientes de que los alimentos ecológicos que se ingieren sean mucho más nutritivos que el resto de alimentos no ecológicos, aunque el estudio sí reconoce que su consumo puede reducir la ingesta de residuos de plaguicidas, y de bacterias resistentes a los antibióticos en el caso particular de la carne.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores de la Universidad de Stanford han trabajado a partir de 17 investigaciones que comparaban a consumidores de productos ecológicos con consumidores de productos convencionales, y han analizado 223 estudios acerca de los niveles de bacterias, pesticidas, hongos y nutrientes de frutas, verduras, leche, huevos, cereales y carne.

Según la OCU, España es uno de los principales productores mundiales de este tipo de alimentos, y ello a pesar de que la demanda de productos ecológicos en nuestro país es baja si la comparamos con el resto de Europa. En el caso concreto de Estados Unidos, el consumo de este tipo de productos se ha multiplicado por seis en los últimos años.

Tags: , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica