La sede de la marca Findus en el Reino Unido ha informado que retirará, de manera voluntaria, su lasaña de ternera en este mercado debido a su composición, que supuestamente es de carne de caballo.

Hace escasos meses, se afirmó que una multinacional de comida rápida comercializaba, supuestamente, hamburguesas elaboradas con carne de caballo en el Reino Unido sin haberlo comunicado previamente a sus consumidores; ese fue el detonante que provocó una alarma generalizada y una mayor vigilancia por parte de las organizaciones de consumidores. En España ha sido la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la que hace apenas unas semanas publicó un estudio en el que se afirma que ciertas hamburguesas que se comercializan en España contienen carne de caballo sin que aparezca en el etiquetado.

En mitad de este contexto, la agencia de normas alimentarias del Reino Unido, la Food Standards Agency (FSA), solicitó a todas las empresas cárnicas del país anglosajón que verificasen la procedencia de sus productos. Esta petición ha tenido como consecuencia, según se ha publicado en diversos medios de comunicación británicos, la retirada de las lasañas de ternera de la marca Findus de todas las superficies comerciales del Reino Unido, ya que algunas estarían compuestas supuestamente por un 100% de carne de caballo sin que esta información aparezca reflejada en los etiquetados del producto.

 

Declaraciones de Findus

La delegación británica de Findus ha declarado que la retirada de sus lasañas es voluntaria, y que esta decisión no ha tenido nada que ver con ningún aspecto relacionado con la salubridad de los alimentos.

La explicación que ha aportado la marca de comida precocinada es que esta retirada se debe al interés que Findus tiene en poner en marcha medidas de precaución, ya que tienen la certeza de que existen problemas con el etiquetado de las productos, unos productos suministradas por Comigel, una compañía francesa que se dedica al procesado de alimentos y que suministra productos a otras grandes compañías.

Findus también ha explicado que muy pronto lanzará al mercado una nueva lasaña elaborada sólo con carne de ternera.

 

Declaraciones de la FSA

La FSA ha analizado dieciocho productos Findus comercializados en el Reino Unido, todos ellos envueltos en un packaging en el que el consumidor puede leer la frase ‘lasaña de ternera’. De estos dieciocho productos, según esta agencia, once contienen carne de caballo en un porcentaje que oscila entre el 60% y el 100%.

La carne de caballo puede contener fenilbutazona, un medicamento antiinflamatorio que se administra a caballos y perros con el objetivo de aliviar la fiebre o el dolor crónico provocado, entre otras enfermedades, por la artritis. En los seres humanos, la ingesta de este medicamento tiene una serie de efectos adversos muy graves, ya que puede provocar dolencias como la anemia aplástica.

Estas razones justifican en gran medida las pruebas realizadas por la FSA; la fenilbutazona no debe estar presente en los alimentos, dadas las graves consecuencias para la salud que entraña su ingesta. Las pruebas que la FSA realiza a la carne obedecen a varios motivos, pero existe uno primordial: descartar la presencia de este medicamento en la carne que se comercializa para consumo humano.

La directora ejecutiva de la agencia británica de normas alimentarias, Catherine Brown, ha declarado que el descubrimiento de carne equina en las lasañas Findus se parece más a un engaño deliberado o una actividad criminal que a una contaminación por error.

 

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica
Banner Agrogesa 300 x 300 px
Banner M4F Melones el Abuelo 300 x 300 px