Frutas, verduras, legumbres, cereales, vino y… aceite de oliva. Qué bien conocemos estos productos en la España mediterránea y qué rápido se nos olvida que han sido y seguirán siendo siempre la base de la alimentación de gran parte del país, desde hace cientos de años.
Todos conocemos los beneficios que poseen estos productos cuando se cocinan y consumen de la forma adecuada, es decir, incluyéndolos en una dieta de forma variada y equilibrada, como a nosotros nos gusta.
“The mediterranean way”. Este es el nombre con el que Ancel Benjamin Keys y el resto de sus compañeros de la Universidad de Minnesota describieron, a finales de los años 40, el estilo de vida y alimentación de los países del Mediterráneo.

Su trabajo sobre las enfermedades cardiovasculares, desarrollado durante la segunda mitad del siglo XX, sentó las bases de numerosos estudios, que han constatado las excelentes propiedades de la dieta propia de países como Grecia, Italia, Marruecos o España, en la cual el aceite de oliva es uno de los elementos fundamentales. Estudios que ponen de manifiesto las multitudes propiedades beneficiosas del aceite de oliva para nuestro organismo.

¿Cuáles son las consecuencias?

El problema viene cuando en el país que más aceite de oliva produce en el mundo, se elabora una denuncia desde la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, contra una publicación sobre las virtudes del AOVE del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Baena.

Una denuncia que ha pillado a todos desprevenidos, y se ha convertido en una de las noticias de mayor repercusión durante las últimas semanas. No es para menos, si tenemos en cuenta que el contenido publicado en la página web que hablaba de los “muchos beneficios” del AOVE, así como de “la regulación de los niveles de colesterol o el control de la hipertensión”, ha supuesto un gran enfado para la Comunidad de Madrid, que ha instado al DOP a eliminar dicho contenido. Sin embargo, hay un par de puntos a tener en cuenta en lo que respecta a este asunto.

Para empezar, la normativa comunitaria relativa a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables a la que el Gobierno madrileño hace referencia, no es ni siquiera de aplicación para el Consejo Regulador de la DOP, al no ser una entidad mercantil, ni dedicarse a la venta del aceite de oliva. Además, aunque así lo fuera, precisamente el Reglamento 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, permite la difusión de esta información, siempre y cuando no sea falsa, ambigua o engañosa, cosa que, como ya se ha comprobado, no es.

Y aunque, ya de por sí estos dos hechos tiren por tierra las declaraciones que se realizan desde la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, este insiste en abrir un expediente sancionador al Consejo.

Conclusión del problema del aceite de oliva

Al contrario de lo que pueda parecer, esta situación es un verdadero problema, ya que supone colocar una mordaza a un sector que se ve incapaz de comunicar las bondades del AOVE, lo cual es, por encima de todo, un derecho fundamental. Estamos hablando de datos respaldados por la comunidad científica, que son una evidencia de los ya demostrados numerosos beneficios de este producto para la salud.

Desde todos los puntos del sector debemos colaborar en la defensa del aceite de oliva, y es tarea de todos exigir a un extralimitado gobierno, que retire la denuncia de forma inmediata y reconozca su error. No permitir este tipo de agravios es algo vital, especialmente para un sector que se encuentra, hoy día, en tan baja estima.

Alberto Imbernón Mulero

Doctorando en Técnicas Avanzadas en Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario.

Cartagena, Región de Murcia, España

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 Agrogesa Marketing4food.