China, junto con Estados Unidos, es una meta a la que quieren aspirar las empresas de alimentos y bebidas que exportan fuera de la Unión Europea (UE). Pero no es un camino fácil, por la competencia y también por la dificultad para negociar permisos y aperturas con las autoridades de Pekín.

Por ello, «el viaje de Pedro Sánchez es una gran oportunidad para abrir el camino y culminar muchos años de espera». Así lo han señalado desde la asociación empresarial cárnica Anafric, con motivo de la visita del presidente al país asiático. Y haciendo referencia también a que es necesario desatascar las negociaciones que permitan ampliar la gama de productos españoles en China.

España exportó a China en 2022 productos agroalimentarios por un valor de 2.480,89 millones de euros. Mientras las importaciones se situaron en 2.061,15 millones.

Los productos más exportados a China fueron: carnes y despojos (1.629 millones) y aceites y grasas (208,9 millones). Seguido de bebidas (143,1 millones), otros productos animales (93,57 millones) y pescados, crustáceos y moluscos (90 millones).

Por el contrario, las principales importaciones de China fueron: aceites y grasas (802 millones) y pescados, crustáceos y moluscos (342,19 millones). Seguido de cafés, tés y especias (136,5 millones), jugos y extractos vegetales (116 millones) y conservas de carne y pescado (113 millones).

Anafric pide que «se avance» en las negociaciones con China porque está incrementando sus importaciones de vacuno más de un 30 %

China fue el país extracomunitario que más contribuyó al incremento de exportaciones cárnicas españolas, destacando los envíos de jamón. Aunque se queda muy por detrás de destinos como Francia y Portugal.

En este sentido, las empresas cárnicas, representadas por Anafric, han solicitado al Gobierno que «se avance» en las negociaciones con China. Para agilizar su apertura a la importación de carne de vacuno y ovino-caprino español.

Y es que la asociación ha apuntado que hay que aprovechar ahora la oportunidad porque China está incrementando sus importaciones de vacuno más de un 30 %.

En cuanto a las ventas de aceite de oliva, se observa que están en alza. Ya que en la última campaña cerrada (2021-2022) subieron un 48 % en valor, hasta rozar los 177 millones de euros.

Esto hace que España sea líder exportador olivarero y, tras EEUU, China sea su segundo mejor cliente de aceite.

Según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), China es el séptimo importador mundial de vinos. Aún así, en el último ejercicio figura entre los países que ha reducido la compra de vinos españoles. Del otro lado, estaría Francia que ha mantenido sus ventas en ese mercado.

En cuanto al comercio de frutas y de hortalizas, China es uno de los países que tienen un mayor potencial de crecimiento. La Administración española ya está trabajando en esta materia para que abra mercado al caqui y a la cereza española.

Según la patronal de exportadores Fepex, el problema radica en que las autoridades chinas permiten negociar solo un producto al tiempo. Lo que supone una «ralentización» del acceso de las frutas y verduras foráneas a su territorio.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica