El empresario Pau Arboix, responsable de la reconocida marca de salchichones artesanales y originarios del municipio barcelonés de Vich ‘Casa Sendra’, ha anunciado que cerrará su negocio por dignidad y por orgullo tras haber perdido el litigio judicial que en su día lo enfrentó a la Generalitat de Cataluña; el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) no sólo ha prohibido al empresario catalán etiquetar sus productos bajo el nombre ‘Salchichón de Vic’, tal y como viene haciendo desde hace un siglo, sino que además lo ha condenado a pagar 30.000 euros de multa por haber utilizado esa denominación, dando así la razón al Departamento de Agricultura de la Generalitat.

‘Casa Sendra’, una empresa familiar catalana originaria del municipio de Vich (Barcelona) lleva más de un siglo y medio elaborando el que se considera en muchos lugares del planeta como el mejor salchichón del mundo. La excelencia del producto, elaborado con materias primas naturales de alta calidad y sin aditivos artificiales, ha logrado que muchos consumidores lleguen a afirmar que no se sabe lo que es realmente un salchichón hasta que no se prueba el de esta fábrica artesana. Ahora, y tras más de 165 años de existencia, su dueño ha decidido poner punto y final a una historia repleta de reconocimientos internacionales y éxitos. No ha sido la crisis, sino el orgullo, la dignidad y la burocracia los que han hecho que el empresario Pau Arboix cierre su negocio.

Historia de una contienda judicial

El pasado jueves día 27 de marzo ‘Casa Sendra’ recibía la sentencia definitiva del TSJC, una sentencia que ha acabado dando la razón al Departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña, ya que niega al dueño de ‘Casa Sendra’ el derecho a etiquetar sus salchichones con la expresión ‘Salchichón de Vic’ y lo obliga a pagar una sanción económica de 30.000 euros por haberla utilizado. Los motivos que alega el TSJC se basan en el hecho de que la firma ‘Casa Sendra’ no está inscrita dentro de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) con esa catalogación.

Esta IGP (‘Llonganissa de Vic’) nació en el año 2000, y en su reglamento del año 2001 estableció que una serie de municipios que lindan con Vich también se podían acoger a la denominación. Por si esto fuera poco, esta IGP permite la inclusión de aditivos entre los ingredientes del salchichón, como conservantes y antioxidantes. Los únicos aditivos que ‘Casa Sendra’ ha utilizado a lo largo de sus 165 años de historia son la sal y la pimienta, según ha declarado Pau Arboix, de ahí que esta empresa que se dedica a la elaboración del mejor salchichón del mundo decidiera no acogerse a la IGP ‘Llonganissa de Vic’ y continuar comercializando su producto bajo la insignia ‘Salchichón de Vic’.

El fin de una trayectoria gloriosa

Fue entonces cuando comenzó una contienda judicial que finalmente ha dado la razón a la Generalitat y ha conseguido que por dignidad y orgullo, esta empresa familiar que ha internacionalizado el nombre de Vich, cierre sus puertas para siempre.

Según ha señalado el empresario catalán, esta sentencia no la esperaban, ya que ya habían ganado tres sentencias previas a la Generalitat de Cataluña: “Es un problema de dignidad, orgullo y honor. Me siento perseguido criminalmente por haber trabajado en la elaboración de un gran producto de excelente calidad”, ha declarado Pau Arboix en un conocido medio de comunicación catalán.

Noticias relacionadas

La cerveza artesanal marca tendencia en España

E-commerce para productos ecológicos

Biocultura presenta las novedades en el sector ecológico

 

Tags:

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Banner M4F Melones el Abuelo
SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica