No hay agua a gusto de todos. Esta sería la conclusión a la que se puede llegar tras el Consejo Nacional del Agua del martes 29 de noviembre de 2022. La sensación de desconcierto y cautela es bastante generalizada, tanto entre agricultores, productores, políticos y los propios técnicos.

El Gobierno de Castilla-La Mancha considera la aprobación del plan del Tajo en el Consejo Nacional del Agua «un éxito sin precedentes», ya que según su opinión el plan establece los caudales ecológicos mínimos exigidos por las sentencias del Tribunal Supremo.

Se aplicarán progresivamente hasta 2027, lo que supondrá una disminución de entre 70 y 80 hectómetros cúbicos anuales de agua trasvasada a Levante.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Martínez Arroyo, ha celebrado que el plan de incremento de caudales ecológicos en la cuenca del Tajo haya sido aprobado por el Consejo del Agua.

Este plan incluye un aumento hasta los 7 metros cúbicos por segundo a partir del 1 de enero de 2023. A 8 metros cúbicos por segundo en 2026 y un nuevo salto a 8,65 metros cúbicos por segundo en 2027.

La mayor afrenta a la agricultura española

Por su parte Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, acusó al Gobierno español de engañar y jugar con los ciudadanos y agricultores de su comunidad.

Afirmó que emprenderán acciones legales si el Gobierno central valida un recorte del 50% en el trasvase Tajo-Segura que fue aprobado por el Consejo Nacional del Agua el martes.

El presidente regional dijo que el trasvase Tajo-Segura es vital para la agricultura murciana. Calificó la reciente reducción del mismo a la mitad como el peor ataque a la agricultura española en los últimos años.

Los agricultores que votaron en contra de los planes de cuenca del Segura y del Tajo en el Consejo Nacional del Agua exigieron ayer que la aprobación definitiva por parte del Consejo de Ministros tenga en cuenta las graves consecuencias socioeconómicas.

Una restricción sustancial de la disponibilidad de agua de los acueductos supondría grandes dificultades para los pequeños y medianos agricultores. También para las explotaciones familiares.

Aunque UPA-Murcia no niega que sea importante conseguir un buen estado medioambiental de los ríos y de la calidad del agua, rechazan la idea de utilizar agua limpia para enmascarar una mala gestión de las aguas residuales y no consideran que sea una solución eficaz.

Este método de pensamiento es un despilfarro y contribuye a la falta de acceso al agua en muchas partes de nuestro país.

UPA cree que las acciones e inversiones para prevenir la contaminación y el deterioro del agua deben ser la prioridad. El fin es aumentar la disponibilidad de agua de calidad a un precio asequible para todos los usuarios.

Dudas sobre el borrador de Real Decreto del Plan de cuenca del Tajo

Sobre las dudas surgidas en torno al borrador de Real Decreto del Plan de cuenca del Tajo que recibió ayer el respaldo mayoritario del Consejo Nacional del Agua, UPA solicita al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico un texto con garantías de seguridad jurídica. El fin de ello es evitar futuros incrementos de los caudales ecológicos, cumpliendo así con el espíritu de la Disposición Adicional actualmente en litigio.

Por el contrario, Lucas Jiménez, dirigente del SCRATS, se mostró muy perplejo por lo ocurrido durante la reunión del Consejo Nacional del Agua. Pidió a Ximo Puig (el presidente de la Generalitat Valenciana) y a José Vélez (el secretario general del PSOE de Murcia) que le explicaran qué estaba pasando exactamente. Los veía como negociadores que habían llegado a un acuerdo con el Ministerio. Un acuerdo que que aliviaba parte de la tensión que sufriría el trasvase debido a la revisión de los caudales ecológicos en el río Tajo.

Jiménez afirmó sentirse «perdido» ante la situación generada desde que se aprobó el Plan del Tajo. De igual forma con proyecto de real decreto que frena la subida de los caudales a partir de 2026 que afectarán al Trasvase Tajo-Segura.

Continuó diciendo que «el texto no deja lugar a dudas». También que «muestra claramente las palabras del secretario de Estado Hugo Morán diciendo que la subida progresiva de los caudales se aplicará de acuerdo con lo que establece el Plan del Tajo. Si es así, significa que los logros de Ximo Puig y Vélez quedan anulados». «Lo que está escrito en el real decreto no se va a cumplir», añadió.

Si se aplica lo que dijo Hugo Morán, el presidente del SCRATS cree que será «una broma cruel para los regantes y una ‘colada’ de Puig y Vélez».

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.