Los beneficios de Carrefour en España caen por tercer año consecutivo. Esto es lo que ha anunciado la agencia de calificaciones Standard & Poor’s, que rebajó la pasada semana el rating del grupo francés de gran distribución de BBB+ a BBB. Esto se traduce en que la multinacional Carrefour sigue estancada en las pérdidas que ya lastran a la compañía desde hace tres años y en España concretamente sus ventas han alcanzado un retroceso del 7,4% en los últimos tres meses de 2011. A pesar de haber modificado su política de ventas días atrás por una bajada de precios y un cese de sus planes de inversión, esto no le ha servido para recuperar la cuota de mercado.

Busquemos las causas

Tal vez podamos hallar la causa en el mismo consumidor. Algo debe ocurrir para que el mayor gigante de la distribución a nivel europeo esté perdiendo clientes y es que entre la población española se puede apreciar una vuelta hacia lo tradicional, al pequeño comercio. Los consumidores realizan compras más pequeñas en establecimientos cercanos a su domicilio. Uno de los factores que se pueden resaltar respecto a este desplome es que Carrefour por ejemplo, así como otros grupos de gran distribución son lugares situados a las afueras y cada vez más la población no está interesada en desplazarse con el coche – y en aumentar su consumo de gasolina – para ir a hacer la compra.

marketing vuelta a lo tradicional

Otra de las razones que incitan esta vuelta a lo tradicional se puede dar en el vaivén de precios que ofrecen las grandes cadenas. Lo que ayer tenía un precio, hoy está etiquetado con otro diferente. Muchas veces, además, el consumidor debe adquirir varias unidades para poder apreciar la rebaja en el ticket de compra.

Pero no es sólo un motivo económico lo que está incitando a la gente a dirigirse de nuevo a las tiendas de barrio, sino también un factor humano: en muchas ocasiones se palpa una relación entre el tendero y el comprador mucho más cercana y humana como antaño que propicia una clara tendencia hacia lo tradicional.

Vuelta a la tradición

Observamos esta vuelta a lo tradicional a nivel de establecimiento pero también a nivel de producto. La estrategia de la tradición es comúnmente usada en la alimentación para fijar la noción de pertenencia entre producto y consumidor. Como hemos resaltado alguna vez, el empresario no vende un producto en sí, sino que lo que vende son sus funciones, sus propiedades o su procedencia, esto es, si el producto está hecho con ingredientes naturales, con un proceso de producción tradicional, etc. Y es que cada vez son más las estrategias y campañas que surgen abogando precisamente por eso, por lo tradicional de sus productos, por la vuelta a la cercanía del producto con el consumidor.

tendencia de marketing a la tradición

Nescafé también hacen uso del concepto “tradición” para promocionar su café. A través de una estrategia de RSC, nos presentan a los agricultores que recolectan el café y por otra parte, informan de su colaboración con varias ongs sobre el objetivo de la empresa: transformar la manera de cultivar el café para beneficiar a los trabajadores y a las futuras generaciones de cultivadores.

tendencia de marketing a la tradición

Knorr, empresa que comercializa productos preparados (sopas, caldos, salsas) no podía haber escogido mejor estrategia de marketing que la de la presentación tradicional de sus productos, informando al consumidor del país de procedencia de cada uno de los ingredientes con los que se componen sus productos.

tendencia de marketing a la tradición

 

 

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
BIA3 Agrogesa Marketing4food.