El sésamo (también conocido como ajonjolí, alegría o haholí) es una planta anual del género Sesanum (Sesanum indicum) originaria de la India. Hay muchas otras especies, la mayor parte de las cuales son silvestres y crecen en el África subsahariana.

Se la utiliza por sus semillas ricas en aceites, que se emplean en gastronomía.

Son plantas herbáceas que alcanzan una altura de hasta 1,50 metros y cuyo desarrollo oscila entre los 80 a 130 días.

El sistema radicular es muy ramificado, profundo y fibroso.  El tallo puede ser simple o ramificado.

Las hojas son ovaladas o lanceoladas y van decreciendo en tamaño desde la base al ápice. Son de base redondeada y pecíolos acanalados.

Las flores son solitarias, con corolas en forma de campana de colores variados (blancas, negras, rosadas).

Los frutos son cápsulas oblongo-cuadrangulares, de color marrón amarillento y no pectinados. Dentro de la cápsula se encuentran cuatro celdas dentro de las cuales se encuentran las semillas. El fruto es dehiscente, es decir que, cuando está maduro, la cápsula se abre espontáneamente.

Las semillas son pequeñas  numerosas, ovaladas y pueden ser blancas, marrones o negras. Las blancas tienen un sabor similar a las nueces mientras que, las negras, suelen ser amargas.

Para cultivar sésamo el suelo debe ser suelto, arenoso y con buen drenaje. Debe poseer baja salinidad y el pH debe estar entre 5,5 a 7.

La planta puede ser cultivada en climas templados, subtropicales y tropicales. No es resistente a las heladas ni a los vientos fuertes y se desarrolla mejor a temperaturas de entre 11 a 30 grados C.

Se cultiva a altitudes máximas de 1600 metros sobre el nivel del mar y la humedad excesiva produce daño en cualquiera de las etapas del desarrollo de la planta.

Los principales países productores de sésamo son: Sudán, Birmania, India, Nigeria, Tanzania, China, Etiopía, Burkina Faso y Chad.

 

Historia del sésamo

 

Se dice que el sésamo es el condimento más antiguo del mundo.

Se cree que el sésamo se originó en India o África hace más de 3.000 años.

Fueron halladas semillas de sésamo en la tumba de Tutankamón (siglo XIV A.C.).

En la tumba de Ramsés (siglo XIII A.C.) aparece un fresco representando la adición de semillas de sésamo al pan.

Los chinos y egipcios usaban el sésamo por sus propiedades medicinales hacia el año 2000 A.C. pero ya para el siglo XIII A.C. hay evidencias de su uso en la preparación de platillos gastronómicos.

Aparece mencionado en el papiro de Ebers (1500 años A.C) especificando sus usos medicinales y gastronómicos. En forma de aceite se usaba para las lámparas y la preparación de ungüentos.

Heródoto hace una mención del uso del aceite de ajonjolí en el siglo V A.C. en Babilonia. Las mujeres comían halva, una mezcla de semillas de sésamo y miel, para prolongar su belleza y juventud.

Los turcos lo utilizaban aproximadamente hacia el año 900 A.C.

Desde África llegó a América transportado por los esclavos, quienes usaban las semillas para espesar y dar sabor a múltiples platillos.

En 1753 fue clasificado botánicamente por Carlos Linneo (científico y naturalista sueco que desarrolló un sistema de clasificación de los seres vivos, llamado taxonomía).

En los Estados Unidos y el Caribe, donde fue introducido por estos esclavos africanos, se lo conoce por el nombre en lengua Mandé: benne.

 

Componentes del sésamo

 

El contenido calórico de las semillas de sésamo es alto. 100 gramos de semilla aportan casi 600 Kcal.

Las semillas de sésamo contienen una cantidad importante de proteínas y metionina.

Las grasas son insaturadas, en forma de aceites monoinsaturados y poliinsaturados, que son más saludables que las saturadas.

También contiene fitoesteroles y lecitina, que actúan disminuyendo el contenido de colesterol en sangre.

Posee gran cantidad de algunos minerales como el calcio (650 mg), el hierro 10 mg), el zinc (5 mg) y en menor cantidad cobre y magnesio. Todos estos valores son para 100 gramos de semillas.

Además, contiene vitaminas del complejo B y E.

Otros compuestos importantes son los lignanos como la sesamina.

Su contenido de fibra es beneficioso para regular el tránsito gastrointestinal.

El sésamo no contiene gluten por lo que puede ser consumido por personas que tengan enfermedad celíaca.

 

Beneficios para la salud de las semillas de sésamo negro

 

1-    Protección de la salud cardiovascular

Los lignanos tiene una importante acción en la reducción de los factores de riesgo de las enfermedades del sistema cardiovascular.

2-    Son poderosos antioxidantes

Su presencia de fitoesteroles y lignanos desempeña un poderoso efecto antioxidante, neutralizando el exceso de radicales libres.

3-    Poseen acción antiinflamatoria

Los lignanos tiene efecto antiinflamatorio ayudando a mejorar enfermedades como la artrosis, los trastornos neurodegenerativos y las patología inflamatorias del intestino.

4-    Podrían tener efecto anticancerígeno

Esto se debería a la gran cantidad de antioxidantes que, al contrarrestar el exceso de radicales libres, disminuyen la oxidación que promueve el crecimiento de células tumorales. Se ha demostrado este efecto en cáncer de pulmón, páncreas, mama, colon y próstata.

5-    Ayudaría a controlar la hipertensión arterial

La presión arterial elevada es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares como infartos del miocardio y accidentes cerebrovasculares o ictus. En un estudio publicado en el “British Medical Journal” se demostró un efecto antihipertensivo con el consumo de semillas de sésamo negro durante 4 semanas.

6-    Disminuyen el colesterol

Al poseer lecitina en su composición pueden regular y disminuir la cantidad de colesterol en sangre.

7-    Ayuda en el tratamiento de la anemia

Gracias a su contenido en hierro es recomendable para persona con anemia, embarazadas y mujeres lactantes.

8-    Protege la salud ósea

Debido a su contenido de calcio ayuda a fortalecer la salud de los huesos y previene la osteoporosis. También aminora la rigidez de las articulaciones. Es muy utilizado por personas que no pueden consumir productos lácteos.

9-    Actúa a nivel capilar

Los orientales recomiendan consumirlas para recuperar el color del cabello en personas con canas.

10- Desintoxicante ideal para deportistas

Su consumo está especialmente indicado para deportistas que practican actividades muy desgastantes.

11- Mejora el funcionamiento de los riñones

Poe su contenido en potasio favorece la producción de orina y el buen funcionamiento renal.

Contraindicaciones de las semillas de sésamo negro

 

A pesar de ser un alimento altamente beneficioso y casi sin efectos adversos existen personas que no deberían consumir estas semillas o, por lo menos, tener precauciones especiales con su consumo.

  • Personas con alergias a los frutos secos, a las legumbres y al sésamo en especial.
  • Embarazo: algunos estudios postulan que su alto contenido en lignanos que es un fitoestrógeno, podría interferir con el desarrollo de la gestación.
  • Divertículos: las semillas podrían alojarse en los divertículos y causar dolor abdominal.
  • Diarrea: por su efecto laxante debería evitarse si se está cursando un cuadro diarreico.
  • Se debe tener precaución especial en niños menores de 6 años y en personas con enfermedades hepáticas y/o renales, ya que no hay suficientes estudios que demuestren la innocuidad de estas semillas en estos casos especiales.

 

¿Cómo consumir las semillas de sésamo negro?

 

Se recomienda ingerirlas trituradas o en puré, ya que de otra forma pueden no digerirse bien y eliminarse con las heces.

Se pueden comprar ya molidas o molerlas en casa en un molinillo de café o procesadora de alimentos.

La dosis sería de 2 cucharadas por día.

Es mejor guardarlas protegiéndolas de la luz y las altas temperaturas.

Se pueden agregar a:

  • Sopas, caldos, ensaladas o verduras: espolvorearlas por encima en el último momento.
  • Cereales o muesli del desayuno.
  • En forma de tahini. Este preparado es una pasta hecha a partir de semillas de sésamo molidas que se utiliza en muchas recetas del Oriente Medio. Está compuesta de semillas de sésamo, agua o aceite, sal, ajo aplastado, jugo de limón y perejil. Pude tomarse untada en pan (preferiblemente pan de pita) o como salsa para acompañar brochetas de carne (pinches morunos), carne asada (shawarma) o croquetas de garbanzo (falafel).
  • En forma de hummus: su base es el tahini, al que se le agrega 500 gramos de garbanzos cocidos, 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva, un diente de ajo y el jugo de medio limón. Se hace una pasta a la que se le pueden agregar especias como el cilantro, el comino o la alcaravea. En el momento de servir, ya frío o tibio, se le agrega pimentón.
  • En forma de baba ganush: es una pasta hecha a base de puré de berenjenas asadas al que se agrega tahini, jugo de limón, ajo, jarabe de granadas y comino. En el momento de servirlo se le agrega aceite de oliva y pepitas de granada
  • También sirve para cocinar. Puede sustituir a la harina para rebozar pollo o pescado o agregarse como decoración en unos panecillos caseros.
  • Se puede preparar un condimento llamado “gomasio” triturando 3 cucharadas de semillas de sésamo con una pizca de sal.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica
Banner Agrogesa 300 x 300 px