La patata española está experimentando una creciente demanda en Europa gracias a su calidad. A esto se suma los buenos precios y las concentraciones empresariales que convierten a la patata española en la mejor materia prima para su versión frita, como guarnición o como aperitivo de bolsa.

Hace unos años esta situación era diferente porque la patata, de la que Castilla y León es la principal productora, tenía una baja cotización. En parte, por la gran entrada de partidas desde Francia al mercado nacional. En este sentido, y según ha explicado la presidenta de la Interprofesional de la Patata de Castilla y León, Yolanda Medina, seguimos teniendo patata francesa fresca en los supermercados del país, pero también referencias españolas. Además estas últimas han ampliado su oferta con formatos para microondas, cocidas o congeladas. Adaptándose a la demanda del consumidor.

Confirmando este cambio de tendencia, el responsable nacional de patata de la asociación COAG, Alberto Duque, ha explicado que efectivamente España sigue recibiendo patata francesa pero lleva dos campañas exportando a Francia. Y esto se debe al interés que tienen las firmas dedicadas a la fabricación de patatas fritas de bolsa «por la calidad» del producto español.

La misma variedad de patata para freír que se cultiva en España, tiene más dureza y absorbe menos aceite que la de Holanda o Francia por las condiciones climáticas. De ahí su demanda por algunas industrias europeas.

Patatas Hijolusa compra la firma Transformados de Patata de Álava (Natuber)

Este dinamismo del sector se ha reflejado esta semana en la compra que ha hecho la leonesa Patatas Hijolusa de la firma Transformados de Patata de Álava (Natuber). Esta última, líder en el mercado de cuarta gama para el canal de hostelería y restauración.

En el pasado ejercicio, Hijolusa comercializó 163 millones de kilos de patatas. Lo que se tradujo en una facturación de 90 millones. Un 30 % más que en 2021. Por su parte, Natuber superó los diez millones de kilos de patata pelada y cortada. Y espera aumentar su volumen un 20 % este año, según ha informado la firma leonesa.

Otro de los grandes operadores nacionales es Patatas Meléndez. La vallisoletana comercializa 180 millones de kilos anuales. Además, inauguró el pasado ejercicio una planta automatizada en la que ha invertido 32 millones. Esto con el objetivo de posicionarse como «referente en el sector a nivel europeo», según ha explicado la compañía.

En 2022 también desembarcó en Portugal con la puesta en marcha de Batatas Meléndez. Y suscribió un acuerdo con la empresa francesa Pom’ Alliance para desarrollar «sinergias planificadas» entre ambos grupos. Y así «ganar poder de negociación en los mercados comunitarios».

Los precios de la campaña de 2022, entre 38 y 40 céntimos el kilo, han sido rentables para el agricultor

Según el responsable nacional de patata de COAG, los precios en la campaña 2022 han sido rentables para el agricultor. Entre 38 y 40 céntimos el kilo, pese a la subida de costes.

«Ha habido menos producción y por lo tanto menos gasto en mano de obra, y la que se ha recogido ha sido de una calidad extraordinaria, lo que ha estado acompañado de una buena demanda», ha señalado.

En el año 2022 en España se recogieron 1,93 millones de toneladas. Un 7,2 % menos que un año antes, según el último avance de superficies y producciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

En 2023 se prevé que se reduzca el número de hectáreas de patata

COAG prevé que se reduzca el número de hectáreas dedicadas a la patata. Debido a la incertidumbre sobre la disponibilidad de agua para regadío en algunas zonas. El responsable de la patata, ha mostrado su «preocupación» por si la nueva Política Agrícola Común (PAC) desincentiva su cultivo. Ya que hay productores mayores que además viven en zonas sin cobertura de internet. Por lo que tendrán que hacer frente a unos «exagerados» registros digitales.

La presidenta de la Interprofesional de la Patata de Castilla y León, Yolanda Medina, ha dicho con respecto a la reducción de superficie de la patata que es un «cultivo muy técnico, más que el cereal, la remolacha o las oleaginosas». Y ahora que sus precios han subido, «el agricultor tiene más opciones de siembra».

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica