Bonnysa e ITC Packaging han lanzado un nuevo packaging fabricado con polipropileno biobasado. Este es un material que proviene de fuentes no fósiles y que ayuda a reducir las emisiones de
carbono. Todo ello, garantizando la sostenibilidad de las materias primas.

La nueva tapa para tomate rallado de Bonnysa está fabricada con polipropileno biobasado

Este material se ha utilizado en la nueva tapa para tomate rallado de Bonnysa. La compañía alicantina ha lanzado este nuevo packaging dentro de su estrategia de apostar por envases reciclados o de fuentes no fósiles.

Un nuevo concepto donde está muy presente la sostenibilidad mediante la incorporación de polipropileno biocircular en su fabricación. Este biopolímero de segunda generación se diferencia de la materia prima fósil en su origen vegetal ya que proviene de desechos orgánicos procesados hasta convertirse en polímeros.

Bonnysa e ITC Packaging han colaborado con la reducción de la huella de carbono de los envases mediante la incorporación de los bioplásticos. Y todo ello, gracias a que las emisiones producidas en el proceso de fabricación de la materia prima se compensan mediante la captura de C02 que aportan las plantaciones agrícolas. Y por la rapidez de regeneración de los cultivos.

ITC se ha acogido al sistema de certificación ISCC Plus y Bonnysa está apostando por una transición a envases reciclados

Para garantizar la procedencia de la materia prima, ITC se ha acogido al sistema de certificación ISCC Plus. Este protocolo ha permitido la incorporación al portfolio de ITC de nuevos materiales Bio-Circular que optimizan la sostenibilidad de los envases.

El sello ISCC Plus es un protocolo que lidera la transición hacia una economía circular. Mediante un sistema de certificación que garantiza la trazabilidad de las materias primas asegurando su origen sostenible. Y promoviendo la economía circular. Esta certificación ha permitido a ITC lanzar sus primeros proyectos de envases circulares fabricados con material que proviene de reciclado avanzado. Y, por tanto, aptos para el contacto alimentario.

Por su parte, Bonnysa está apostando por una transición a envases reciclados. Y también a nuevas propuestas que resulten más sostenibles y que vayan más allá de la reciclabilidad actual en los envases que están utilizando.

La colaboración que están llevando a cabo con ITC busca establecer un nuevo paradigma en los productos de IV y V gama. Para así, ser más respetuosos con el medio ambiente.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable