Aunque parece que el mundo se ha acostumbrado a vivir con la incertidumbre, las consecuencias económicas y sociales de la pandemia siguen cambiando nuestro comportamiento en muchos ámbitos de la vida cotidiana. Entre ellos nuestros hábitos de compra y consumo.

Por ello, no es de extrañar que la encuesta anual de comportamiento de los consumidores de la Mesa de Participación Asociaciones de Consumidores (MPAC) revele un cambio en los hábitos de compra y consumo. Los cambios fueron incluso más significativos que los detectados en los peores momentos de la crisis sanitaria.

Así, el 72% de los encuestados asegura haber cambiado dichos hábitos. De ellos, un 20% lo hace buscando mejores precios y un 21% opta por adquirir otro tipo de productos.

El estudio, que incluye a 3.500 familias de las 17 comunidades autónomas y 2 ciudades autónomas, constata que los encuestados de este año son más conscientes de lo que significa ser un consumidor vulnerable.

Consumidores más vulnerables a menor nivel de ingresos

Los consumidores vulnerables son aquellos que no pueden ejercer sus derechos como consumidores en igualdad de condiciones debido a la subordinación, la indefensión o la falta de protección. Existe una clara relación entre la vulnerabilidad y los ingresos, que es especialmente evidente en los entornos rurales y entre las personas con niveles educativos limitados.

Del 38% que respondió que se siente vulnerable, el 19% dijo que era por su nivel de ingresos, el 9% dijo que era por alguna variable psicosocial, el 6% respondió con la falta de conocimiento de las nuevas tecnologías, y el 4% respondió con su nivel de educación.

Los adultos jóvenes de 18 a 35 años y los mayores de 65 son los más vulnerables debido a los ingresos. Esto es especialmente cierto en las zonas rurales, donde el desconocimiento de los conocimientos tecnológicos hace que muchos se sientan expuestos.

La importancia del etiquetado en los hábitos de compra

El etiquetado de los alimentos ha sido un tema debatido durante muchos años, en el que la industria y la administración no han conseguido llegar a un consenso. Por un lado, por la preocupación por cómo afectará a la salud y por otro porque los consumidores exigen más información sobre lo que compran.

La Encuesta de Hábitos de Compra y Consumo del MPAC de 2022 reveló que en 2020 aumentó en un 8% el número de quienes admitieron consumir productos después de su caducidad. De un 59 a un 67%.

Puede parecer paradójico, pero el 66% de los consumidores considera que la fecha de caducidad es el dato más importante de la etiqueta de un producto. Le sigue la composición/ingredientes del producto (55%). El precio ocupa el tercer lugar (37%), mientras que el lugar de origen y la información nutricional se quedan atrás con un 28% y un 26%, respectivamente.

Además, este informe destaca que los consumidores leen cada vez menos las etiquetas. De hecho, el porcentaje de personas que afirman leerlas con regularidad bajó siete puntos respecto al año pasado, hasta el 34%.

Además, los que dicen leer las etiquetas sólo de vez en cuando disminuyeron cuatro puntos, hasta el 54%. Incluso con estas estadísticas, las etiquetas de los productos siguen siendo la principal fuente de información para los consumidores, ya que el 42% de los encuestados considera útil la información que proporciona.

Este estudio reveló que la gente es consciente de la importancia de tener hábitos alimentarios saludables. Pero la proporción de quienes consideran que sus hábitos no son saludables está aumentando (66%). Esto deja un número menor de personas que declaran no ser conscientes de sus malos hábitos alimentarios (22%), y un número aún menor que admite no tener hábitos alimentarios saludables en absoluto (12%).

Aumento de la conciencia por el medioambiente en los hábitos de compra

Los consumidores españoles están cada vez más sensibilizados con las empresas responsables con el medio ambiente. Ellos mismos apuestan por un consumo sostenible y respetuoso con el planeta. El 57% de los consumidores españoles valora positivamente este aspecto a la hora de comprar alimentos.

Varios factores influyen en la decisión de compra. Por ejemplo, conocer el origen del producto (25%) y cómo se ha producido (20%). También se valoran otros aspectos, como el compromiso con el medio ambiente (16%) o el comportamiento ético del fabricante o distribuidor con la sociedad (15%).

Según la encuesta, el 88% de los encuestados considera que el desperdicio de alimentos es un problema importante. Para reducirlo, el 41% afirma que aprovecha mejor lo que tiene y el 31% planifica mejor sus compras. Reconoce no hacer nada al respecto tan solo un 10%.

Según nuestra encuesta, el 89% de los consumidores piensa que lo que comen tiene un impacto en el medio ambiente en función de la sostenibilidad de los alimentos. Pero incluso teniendo esto en cuenta, durante los meses afectados por el coronavirus solo algo más de la mitad de las personas mostraron un mayor interés por comprar alimentos de origen sostenible.

La encuesta mostró que la mayoría de los encuestados (61%) sabe en qué contenedor debe depositar los residuos orgánicos, como las cáscaras y pieles de la fruta, la carne y los restos de pescado. Los ciudadanos reciclan cada vez más correctamente sus residuos.

La cercanía como factor principal, en los hábitos de compra mayoritarios, a la hora de elegir establecimiento

Este año, a la hora de decidir a qué tienda acudir, la proximidad es más importante que la calidad para más de la mitad de los consumidores. El segundo factor más común es la calidad. Mientras, el precio se queda un poco atrás. En las zonas rurales el precio tiene más valor que en las zonas urbanas, donde la calidad tiene prioridad.

En cuanto a los alimentos en sí, aunque la calidad sigue siendo la principal preocupación de los compradores, ahora son más propensos a prestar atención a las alternativas más baratas.

Según los resultados del estudio, los supermercados siguen siendo la primera opción de los consumidores a la hora de comprar alimentos y otros artículos (64%). Se ha producido un ligero descenso en la afluencia a los pequeños comercios y a las tiendas especializadas. Mientras, los hipermercados y los mercados municipales han experimentado un modesto aumento.

Los datos sugieren que la gente suele comprar productos frescos por encima de los congelados y los alimentos preparados, además de las legumbres y la pasta. Aumenta la compra de carne congelada, disminuyendo la compra de carne fresca respecto al año pasado. La compra de pasta/legumbres frescas también disminuye considerablemente, con una inclinación generalizada en todos los productos comprados que vienen envasados.

La comodidad como aspecto más valorado en la compra online

el 67% de los consumidores valora positivamente la compra de alimentos por Internet, pero la mitad dice que no la necesita. La combinación de estos resultados sugiere que los compradores se están adaptando poco a poco a la idea de comprar alimentos en línea. La comodidad es el mayor motivador para que la gente compre de esta manera.

El 43% de los usuarios afirma que la información en Internet o en las redes sociales ha influido directamente en su decisión de consumir un alimento o producto. Sin embargo, una de cada cuatro personas sigue comprando productos de siempre, pese a pesar de haber recibido otras informaciones en Internet.

El 25% de los encuestados dijo que las empresas alimentarias deberían priorizar el desarrollo de productos de mayor calidad. El 22% dijo que los alimentos más saludables. El 21% que los precios eran más bajos. El 16% que la responsabilidad social y medioambiental. Por último, la innovación digital.

Por otra parte, más de la mitad de los consumidores ven positivas las innovaciones en los productos que consumen y están dispuestos a probarlas. Sin embargo, el 28% dice no notar estos cambios y el 19% se muestra inicialmente desconfiado.

Hoy en día, es difícil encontrar a alguien que no sea consciente de cómo las nuevas tecnologías están cambiando la experiencia de compra en el supermercado. De hecho, la mayoría de los consumidores cree que las tiendas han avanzado mucho en poco tiempo. Es más, casi la mitad de los compradores creen que estos avances tecnológicos les facilitan la vida.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable