Mientras el Gobierno se prepara para desvelar su plan para frenar la inflación, el sector del gran consumo solicita al ejecutivo que no añada más presión a una industria que actualmente se enfrenta a un momento de complejidad grande. Según comunican, el objetivo central del sector es promover el bienestar social y el crecimiento económico en todo el país.

Durante muchos meses, el sector del gran consumo ha hecho todo lo posible por reducir márgenes y adoptar medidas de eficiencia para limitar la repercusión de la inflación de costes en los consumidores. Ignacio González, presidente de AECOC, comparte su opinión de que sería injustificado que la sociedad dudara del compromiso y la responsabilidad que esta industria ha demostrado a lo largo de décadas, especialmente en momentos como los actuales, en los que se han esforzado por ofrecer un servicio excelente en momentos de necesidad como la pandemia.

El gran consumo apuesta por reducir la inflación de costes y ayudas a las familias de menores rentas

Para sortear mejor este difícil periodo, el sector aboga por un doble enfoque. Reducir la costosa inflación empresarial y proporcionar subsidios de ayuda a las familias con rentas bajas. Esta doble estrategia puede ayudar a aliviar la presión sobre las empresas al tiempo que promueve la igualdad socioeconómica.

Recordemos que pronto entrará en vigor un impuesto sobre los plásticos. Debemos actuar con prudencia para las pequeñas y medianas empresas, ya que esta nueva ley conlleva un aumento de los costes. Desgraciadamente, el sector considera que se trata de una legislación desacertada que no sólo impone costes, sino que además no ofrece ninguna garantía de éxito.

Además, el sector ha propuesto medidas como ampliar la capacidad de carga de los camiones para aumentar la competitividad. También reducir el Impuesto sobre el Valor Añadido de productos alimentarios esenciales, como los productos frescos. Esto sería una ayuda a los consumidores para reducir sus gastos de alimentación. Estas iniciativas nos permitirán a todos beneficiarnos de una economía más resistente en general.

Reducción de IVA en productos frescos y aumentar la carga de los camiones son otras de las medidas propuestas

El sector señala que España cuenta con el mercado de productos de gran consumo más competitivo de toda Europa. Con un 50% en manos de los cinco principales distribuidores nacionales de alimentación, lo que contrasta con otros países en los que los principales operadores poseen entre el 70% y el 80%. Disponer de una oferta tan amplia de tiendas y marcas es beneficioso para los compradores, ya que evita cualquier posible especulación de precios.

En el segundo ámbito de investigación, la organización considera prudente analizar cómo se puede proporcionar ayuda a las familias necesitadas que mejore los efectos adversos de la inflación sobre las personas, pero sin influir en la competencia y la sostenibilidad de las empresas.

El gran consumo ha querido hacer hincapié en que no es el culpable de la inflación. AL contrario, se ha visto gravemente afectado por la mayor subida de los costes de producción en 35 años. La cadena demostró su compromiso con la sociedad absorbiendo los precios inflados -algunos de los cuales se triplicaron- y garantizando la disponibilidad incluso en tiempos difíciles. Sin embargo, lamenta profundamente que últimamente se hayan hecho propuestas erróneas basadas en afirmaciones incorrectas que empañan la contribución de las empresas, al tiempo que dañan la reputación del sector en su conjunto.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable