Ignacio González, presidente de AECOC, inauguró el 37º Congreso AECOC de Gran Consumo elogiando todo el trabajo que las empresas líderes han realizado desde todo el país hasta Santiago de Compostela. En su discurso, hizo un llamamiento a las autoridades para que aprueben medidas con el mismo objetivo: limitar el impacto de la inflación en los hogares. “El Gobierno debe ser solidario con los ciudadanos y no traspasar a las empresas la responsabilidad en la contención de precios”.

En su intervención, Ignacio González afirmó que el IPC de los alimentos se mantuvo por debajo del IPC general hasta marzo. “En abril la tendencia cambió porque la cadena de valor del gran consumo no pudo seguir soportando el impacto de la escalada de los costes esenciales”.

El presidente de AECOC afirmó que, desde enero de 2021, los precios de algunos piensos y productos agrícolas han aumentado un 180%. Asimismo, los materiales de envasado han subido de precio un 25%, mientras que suministros como la electricidad o el gas natural han subido hasta un 295%. “Los alimentos en sí mismos no se están encareciendo, lo hacen los insumos”.

Con estas subidas de precios, los costes de producción de alimentos han aumentado entre un 40% y un 70%. “En este contexto es inevitable la subida de precios; el sector no es culpable de la inflación, sino una víctima más del incremento de costes”, ha expuesto González, que señaló la disminución de los márgenes que reciben las empresas.

Además del compromiso de las empresas con la contención de precios, el presidente de AECOC recordó que el gran consumo español está compuesto de tal manera que existe una gran competencia entre los operadores, lo que redunda en la competitividad del sector.

Así, la cuota de mercado de los cinco grandes distribuidores nacionales de alimentos es del 50%, mientras que, en comparación, la concentración de los cinco principales operadores se sitúa entre el 70% y el 80% en otros países. “El modelo da una gran capacidad de elección al consumidor, que puede escoger entre muchos establecimientos y marcas, y esa es la mejor garantía contra la especulación con los precios”, ha apuntado.

“Es absurdo pensar que el sector se está beneficiando de la inflación; de hecho, queremos que las familias tengan poder adquisitivo para dinamizar el consumo”, ha concluido González.

Medidas para ayudar a los hogares

El presidente de AECOC pidió la intervención del Gobierno para ayudar a sostener los precios y el consumo tras ver los esfuerzos que han hecho las empresas. Señaló cuatro formas en las que la administración podría tomar medidas domésticas para aliviar la carga.

La primera opción es reducir temporalmente el IVA de los alimentos esenciales, especialmente los frescos, que podrían pasar de un tipo reducido a un tipo superreducido.. “Se trata de una medida de ahorro para todos los hogares, que incentivaría el consumo y que se aleja de las políticas que ahondan en una deuda que, finalmente, deberán pagar consumidores y empresas”. González afirmó que la deuda pública del Estado se ha incrementado en 240.000 millones de euros desde febrero de 2020 y que los presupuestos del próximo año presentan un potencial incremento del 2,1%.

El presidente de AECOC también ha propuesto otras medidas, como reducir el impuesto sobre la renta de las personas físicas, retrasar los impuestos que exigen grandes inversiones a las empresas y garantizar la seguridad jurídica de las mismas. “Hay una proliferación normativa que genera inseguridad y frena la inversión. Necesitamos escenarios más largoplacistas y que eviten la duplicidad de normativas entre Comunidades Autónomas. No podemos seguir caminado sobre arenas movedizas”.

Frente a esta medida propuesta, González ha lamentado la aprobación de normativas que impactan en las empresas y «agravan el incremento de los costes». Entre estas medidas, el presidente de AECOC ha citado las 30 normativas aprobadas este año en España que requieren inversiones millonarias, como el Real Decreto de Envases o el impuesto sobre el plástico de un solo uso.

“No se está apoyando al sector; de hecho, se le criminaliza y se le presiona con la regulación. El gran consumo ya soporta una fiscalidad muy elevada y, si seguimos sumando costes, pondremos en riesgo la supervivencia de miles de pymes”, ha explicado.

Perspectivas y apuesta por la productividad

En su discurso en este Congreso, el presidente de AECOC ha admitido que “ningún país puede evitar los efectos en su economía de los conflictos que están afectando a la energía y a las cadenas de valor, pero las medidas adoptadas sí condicionan el potencial de crecimiento”. Todas las previsiones para la economía española empeoran, y el país no recuperará su PIB anterior a la pandemia hasta 2024, dijo.

Ignacio González mencionó que tras una próspera temporada turística, las previsiones de actividad económica se han debilitado debido a la disminución de la confianza de los consumidores. “Hay que generar confianza, porque estamos en una situación de profecía autocumplida, en la que, si el consumidor cree que habrá una crisis, al final la tendremos”.

El presidente de AECOC cree que hay que elevar los niveles de productividad del país, que actualmente son inferiores a los de la mayoría de los países europeos. Ofrece tres soluciones: formación, inversión y tecnología.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Publisuites - Marketing4food - Afiliados
Banner Agrogesa 300 x 300 px