El Grupo La Caña se fundó a orillas del Mediterráneo en el sur de Granada (España) y en las estribaciones de Sierra Nevada, en una hermosa región conocida como Costa Tropical, desde la que su actividad se extiende a Málaga y Almería. Esta región geográfica al sur de Europa permite, por sus cualidades climáticas, entre otras cosas, la producción subtropical y hortofrutícola en una sola zona con una biodiversidad excepcional.

El Grupo La Caña se esfuerza por ofrecer opciones de alimentos deliciosos y saludables que sean accesibles tanto a nivel nacional como internacional. Su objetivo es mejorar continuamente a través de la investigación y el desarrollo, así como el asesoramiento personalizado a los agricultores. La comercialización de frutas y hortalizas de alta calidad es otra de las formas en las que planean mantener el éxito al mismo tiempo que son respetuosos con el medio ambiente.

Desde Marketing4Food hemos entrevistado a su Consejero Delegado, Jesús García Puertas para que nos detalle un poco las futuras acciones, objetivos y retos de Grupo La Caña.

-Cuáles son los principales objetivos del Grupo La Caña, para Fruit Attraction 2022?

Nuestro principal objetivo se centra en conseguir una agricultura más sostenible y comprometida con el medio ambiente, optimizando los recursos y alcanzando las expectativas que nos demandan los consumidores.

Por ello, en la próxima edición de Fruit Attraction daremos a conocer a los clientes y al público asistente las diferentes versiones y formatos de plástico biodegradable y compostable, así como la tarrina FSC con plástico biodegradable y compostable para flowpado en el packaging de nuestras diferentes frutas y hortalizas. Todo esto tiene que ver con la filosofía de nuestra marca de producción ecológica Bio Caña, que ya supera el 30% de nuestra producción total, consolidándose como una de las marcas de referencia en el mercado europeo.

-Hay un trabajo importante de búsqueda de nuevas variedades y patrones para mejorar el comportamiento de la variedad principal frente a problemáticas como la Phytophthora, la escasez de agua o la salinidad de algunas zonas de cultivo, lo que supone un valor añadido para los agricultores. ¿En qué situación están en este momento las nuevas variedades y cuál es su implantación?

Cultivos como el mango y el aguacate que son seña de identidad en Andalucía, se están viendo afectadas en términos generales por la falta de agua y de infraestructuras, tanto en la Axarquía malagueña, como en la costa granadina donde están comenzando a tener serios problemas de riego en la zona de Almuñécar y La Herradura.

En concreto, en la costa granadina, las canalizaciones entre las presas de Béznar y Rules aún no han finalizado, y los agricultores riegan con agua de pozo que, fruto de la sequía, comienza a salinizarse, obligándoles a cerrarlos. Por otro lado, en la zona malagueña están en ciernes con la construcción de dos desaladoras que palien en cierta medida esta problemática.

En este contexto, y ante la falta de soluciones, cabría pensar en la reorganización de las producciones, apostando por aquellas con menores necesidades hídricas, pero no contemplamos ese escenario, pues el mango y el aguacate son frutas con mercados diferenciados, opciones de consumo distintas, en todo caso complementarias, pero nunca sustitutivas.

Seguimos innovando en tropicales, concretamente en aguacate nos incorporamos hace unos dos años en la plataforma Green Motion, para trabajar en la búsqueda de variedades similares al Hass en color, sabor y tamaño, pero complementarias en calendario. 

El proyecto denominado ZeroW, con el claro objetivo de apoyar la transformación del sistema alimentario actual hacia un nuevo modelo donde la pérdida y el desperdicio de alimentos se reduzca a la mitad en el año 2030 y sea prácticamente inexistente en 2050. El objetivo es contribuir a reducir el desperdicio de alimentos a través de la aplicación de innovaciones sistémicas en ‘living labs’, es decir, entornos de experimentación para cocrear innovación. ¿Qué avances se están produciendo?

Tras varias reuniones con los miembros del proyecto, entre los que destacan la Corporación Tecnológica Andaluza (CTA), el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria Pesquera, Alimentaria, y de la Producción Ecológica (IFAPA), y la empresa tecnológica Multiscan Technologies, se ha determinado el objetivo de desarrollar una maquinaria que sea capaz de identificar más fácilmente el producto de calidad segunda, y ver por tanto su vida útil.

Otro de los retos que tiene el proyecto, es la posibilidad de identificar si una muestra de tomate es de categoría convencional o ecológica. Por tanto, en el mes de noviembre, se van a hacer pruebas con diferentes variedades de tomate ecológico y convencional para ver diferencias de compuestos volátiles a través de un espectrómetro de gases.

-Hay una apuesta desde vuestro grupo por la producción ecológica. ¿Cuál ha sido el incremento de producción de ecológico y cómo valoran la aceptación de los mercados?

La producción ecológica en nuestra empresa cerró números en la campaña 2021/2022 de 19 millones de kilos comercializados, lo que supone un crecimiento de un 14% respecto de la campaña anterior.

La producción ecológica es para nosotros una apuesta firme alineada con la responsabilidad de los consumidores por una producción más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. La demanda de producto ecológico sigue creciendo, y supone ya más del 30% de nuestra producción en fresco.

Impulso clave para este crecimiento ha sido la expansión de los cultivos tanto subtropicales como hortícolas en todas las provincias costeras de Andalucía, desde Huelva hasta Almería, así como la suma de nuevos agricultores a su proyecto empresarial. La consolidación de nuestro centro destinado a la producción ecológica en la zona de El Ejido (Almería) ha sido otro de los puntos clave para este incremento.

-La marca de productos elaborados Caña Nature, presenta nuevos lanzamientos. El año pasado fue un año clave para la presentación y en esta edición habrá nuevas presentaciones. ¿Nos pueden adelantar algo de ello?

Para nuestra marca de producto elaborado, la última edición de Fruit Attraction fue el marco perfecto para la presentación de nuestra amplia cartera comercial, productos elaborados como gazpacho, salmorejo, guacamole y tomate rallado, así como nuestra reciente incorporación de salsa mexicana tanto en formato foodService como para consumo en el hogar, y de pulpa elaborada con un 99% de aguacate, todos ellos cultivados con mucho mimo por nuestros agricultores.

Para esta nueva edición de la feria, nuestra idea es dar a conocer al público asistente los nuevos formatos monodosis para tomate rallado y aguacate, que ofrecen los mismos beneficios y particularidades que las tarrinas que se comercializan actualmente en supermercados y tiendas especializadas.

-Entre vuestros principales objetivos está el de contribuir a una alimentación saludable, ello tiene una base fundamental que es la innovación y por ello vais a participar en el Foro Innova. ¿Nos podéis explicar en qué va a consistir el proyecto Meditomato?

El aumento de la complejidad y la multidimensionalidad de los desafíos sociales, económicos y ambientales sólo pueden abordarse a través de esfuerzos comunes y recursos con un enfoque de investigación e innovación. Y es precisamente bajo este pretexto que nace el proyecto MEDITOMATO, que como bien representa su acrónimo, es un juego de palabras entre Mediterráneo y tomate, los pilares donde se focaliza.

El objetivo de Meditomato de Grupo La Caña se enfoca desde la cadena de valor de la producción en tomate hasta el procesado y la distribución, para el impulso del cultivo de tomate a nivel medioambiental, en torno a la seguridad y calidad alimentaria, la sostenibilidad, la trazabilidad, la eficiencia o la gestión de recursos. Por lo que se contribuye así a un mayor desarrollo rural y social del sector agroalimentario en la zona del Mediterráneo

-Este proyecto también trabaja la gestión de recursos. ¿Estáis avanzando en la medición de la huella hídrica?

Aunque técnicamente el proyecto Meditomato no se centra en medir la huella hídrica, uno de los objetivos es el de intentar reducir el consumo de agua que se realiza en los invernaderos a través de sensores que nos indican las necesidades hídricas del cultivo de una forma más exacta, permitiendo así un uso más eficiente de los recursos.

Por otra parte, si que tenemos dos proyectos principales en los que trabajamos la medición de la huella hídrica:

El primero de ellos es la unión de Grupo La Caña en la plataforma Green Motion, donde se están investigando variedades de aguacate con posibilidad de complementar al Hass, y que se adaptan a diferentes climatologías y zonas geográficas, donde priman árboles más pequeños con mayores densidades de población y menor uso de los recursos hídricos. Esto viene a plantear a los mercados opciones de consumo con el valor añadido de un cultivo más sostenible, dónde se tiene en cuenta la reducción de la huella hídrica y la de carbono.

El segundo es una unión conjunta entre nuestra Fundación Miguel García, junto a la Universidad de Almería, para desarrollar una herramienta informática mediante una metodología que determine, con el menor conjunto de datos requeridos, dos indicadores clave para evaluar la eficiencia del uso del agua en la agricultura y el impacto de éste en la emisión de gases de efecto invernadero, como son la Huella Hídrica y la Huella de Carbono.

Equipo Grupo La Caña Fruit Attraction 2021

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.