La compañía española Leche Pascual continúa marcando la pauta en la promoción del relevo generacional en el sector primario con la segunda edición de sus Becas Pascual. Un programa que, en su primer año de lanzamiento, concedió apoyo financiero para estudios a jóvenes ganaderos y agricultores, y que este año amplía su impacto en las zonas rurales de España.

Aumento en el número de becados y nueva geografía

En esta segunda edición, el número de beneficiarios ha crecido hasta un total de 14 jóvenes, seis de los cuales ya habían recibido becas el año anterior. Los ocho nuevos perfiles incluyen a Adrián Sabino Mateos, de Cilleros (Extremadura), y Nuria Rodríguez Pajares, de Magazos (Ávila), quienes estudian ingeniería agrícola y ven en estas becas una oportunidad para asegurar la sostenibilidad de las explotaciones familiares.

Pascual ha ampliado su compromiso llegando por primera vez a zonas rurales de Cataluña y Extremadura, además de continuar formando a estudiantes de explotaciones ganaderas y agrícolas en Castilla y León, Galicia y Cantabria.

Apoyo a la industria agroalimentaria y al medio rural

Natalia Fernández, directora del Negocio Lácteo de Pascual, enfatiza la importancia de apoyar las economías rurales: «Las economías rurales necesitan que les aportemos recursos para potenciar la industria agroalimentaria, fundamental para la vertebración del territorio y la fijación de la población en el medio rural.»

Relaciones duraderas con productores locales

Pascual ha cultivado relaciones sólidas con sus ganaderos y agricultores a lo largo de los años. Leche Pascual trabaja con 292 familias de ganaderos en núcleos rurales, el 85% de las cuales lleva más de 15 años con la compañía. Además, todas las materias primas de las bebidas vegetales Vivesoy provienen de cultivos locales, certificados por AENOR, y son suministrados por 220 familias de agricultores.

Fábricas de Leche Pascual en municipios rurales

Las fábricas de Pascual se encuentran en municipios rurales, como los complejos industriales de Aranda de Duero y Gurb, las dos plantas embotelladoras de Bezoya en Segovia y el tostadero de Mocay en Navarra. Estas ubicaciones reflejan el compromiso de la compañía con el desarrollo sostenible de las comunidades rurales de España.

Con las Becas Pascual y otras iniciativas, Pascual sigue liderando el camino en el apoyo a las nuevas generaciones de agricultores y ganaderos, así como en la promoción de la sostenibilidad y el desarrollo rural en España.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica
SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica