Las acreditaciones en bienestar animal, impulsadas por las organizaciones españolas Interovic y Provacuno y la húngara JTT, se han convertido en una poderosa herramienta de gestión para controlar el estrés térmico entre los animales. Basadas en parámetros científicos, cuentas con sistemas de registro que permiten un estrecho seguimiento de la situación en todo momento. Esto facilita así cualquier corrección o mejora si fuera necesaria.

Las variaciones bruscas de temperatura pueden ser extremadamente peligrosas tanto para los animales y su bienestar como para los seres humanos. Ambos comparten el mismo proceso de adaptación. Por ello, son igualmente susceptibles a 5 variables meteorológicas que establecen sus niveles de confort en cualquier entorno:

  • temperatura ambiente
  • radiación solar
  • velocidad del viento
  • precipitaciones
  • humedad relativa

Si el comportamiento, la energía y el metabolismo de un animal están sometidos a cambios imprevisibles, aumentarán sus niveles de estrés y disminuirá su apetito. Para garantizar el bienestar animal, debemos disponer de sistemas que puedan mantener temperaturas constantes y evitar al mismo tiempo cambios inesperados.

Las tormentas frías suelen ser más duraderas que las cálidas, pero no se trata simplemente de hacer correcciones instantáneas: la medición y el registro de datos científicos como los niveles de humedad, las estadísticas de ventilación, las concentraciones de CO2, etc. pueden permitir a los ganaderos y técnicos hacer avances en sus explotaciones mejorando las condiciones de vida de los animales y con ello mejorar su bienestar.

Combatir el estrés térmico fundamental para el bienestar animal

De este modo, basadas en parámetros científicos, las certificaciones acreditadas en bienestar animal, se convierten en una herramienta clave que puede evitar el estrés térmico.

Tomás Rodríguez, director de Interovic, destaca la necesidad de que las explotaciones acreditadas mantengan un registro exhaustivo de múltiples parámetros basado en criterios científicos que contribuya a salvaguardar el bienestar de los animales de granja. Esto es especialmente pertinente cuando se trata de ganado vacuno y ovino y caprino en España y Hungría; dichos registros deben tener en cuenta cómo las fluctuaciones de temperatura afectan a su estado de salud.

En consecuencia, los ganaderos y técnicos de granja reconocen cada vez más el enorme beneficio de obtener certificaciones acreditadas en bienestar animal ofrecidas por organizaciones interprofesionales como Provacuno, Interovic y JTT.

Tanto para los ganaderos como para los consumidores, los sistemas de seguimiento, control y trazabilidad acreditados por ENAC aportan credibilidad y fiabilidad. El bienestar animal es una de las principales prioridades de sus explotaciones, ya que no sólo es una cuestión ética, sino también necesaria para mantener la rentabilidad. Como afirma Javier López, director de Provacuno, no se puede descuidar ya que «sin bienestar animal, no hay rentabilidad».

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.