Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Concordia, de Argentina, a mayor cantidad de cosecha, más firme es la fruta y mayor la concentración de nutrientes. El arándano es una fruta de mucha demanda en todo el mundo gracias a su nutrientes y beneficios terapéuticos. Además, contiene muchos antioxidantes y una gran capacidad antiinflamatoria. En Entre Ríos, el INTA está en busca de aumentar y mejorar las cosechas para poder vender más y hacer más rentable el negocio. Una de las medidas que se están considerando es la aplicación de bioestimulantes. Proteínas de pescado y extractos de algas son dos de los productos que se están evaluando.

María Fernanda Rivadeneira, eco fisiología de frutas en el INTA Concordia señalo que un bioestimulante es básicamente cualquier compuesto químico que ayude al crecimiento de una planta o cosecha. Dice que es importante además saber que no es lo mismo que un pesticida o un fertilizante.

Son alrededor de 2750 hectáreas que contienen la producción argentina de arándanos. De esto, la gran mayoría se van al exterior directamente. En los últimos años, más países se sumaron como proveedores de esta fruta, que, sumado a la caída del precio a nivel mundial, es crucial que se implementen medidas que permitan obtener mejor fruta para ser más competitivos a nivel mundial y aumentar la rentabilidad.

La producción argentina, según Rivadeneira, está mayormente centrada en la calidad en busca de diferenciarse en el mercado mundial. Se busca especialmente mejorar el tamaño, firmeza y sabor, cualidades que son muy valoradas en el exterior.

El mercado de arándanos mundial está en constante crecimiento, pero es verdad que, a pesar de este dato, hay una tendencia marcada. Esto es que los compradores suelen favorecer y elegir los productos de cosechas o producciones sustentables.

¿Cuando es el momento ideal para aplicar los bioestimulantes?

Es por esto que los investigadores del INTA se juntaron con varios productores comerciales para llevar a cabo ciertos ensayos. La idea general es ver cual es el mejor momento para aplicar los bioestimulantes, dependiendo del producto, cultivo y objetivo. Emerald y Snowchaser fueron las variedades elegidas, en floración, crecimiento y por último cosecha.

Una vez el proceso es terminado, las muestras se dirigen al laboratorio del INTA. Allí se realizan todas las evaluaciones necesarias. Todo esto lo comunica también Rivadeneira, quien asegura que los resultados fueron positivos en todo sentido. Los objetivos de firmeza, sabor, valor nutricional, tamaño y el resto de los parámetros se acercaron a los reales.

Rivadeneira también asegura que, si bien esto es positivo, no es suficiente. Es necesario poder hacer las evaluaciones en más productos, más variados de forma que se tengan más datos y mejor información. Más útil también, sobre todo.

Ahora mismo los estudios continúan. Se están probando nuevas variedades de productos. Además, se estudian otros factores como el sistema que se usa, los biorreguladores aplicados además de la interacción entre la planta y metabolitos. Por otro lado, la aplicación de fertilizantes y productos también se tienen en cuenta.

Son los proyectos P010 y el I517-001 en los que se desarrollan estos estudios. El proyecto 1153 llamado “Estrategias tecnológicas innovadoras para la transformación y preservación de alimentos” también.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
BIA3 Agrogesa Marketing4food.