El último Barómetro de Prácticas de Pago publicado por Crédito y Caución revela que el 46% de las facturas B2B del sector agroalimentario se pagan con retraso y el 8% permanecen como tasa de impago. La crisis energética, las interrupciones de la cadena de suministro y las tensiones geopolíticas han causado graves daños al sector agroalimentario.

El barómetro muestra que los plazos de pago pactados por la industria agroalimentaria se sitúan en una media de 45 días. Las empresas están concediendo plazos más cortos para proteger la rentabilidad del negocio ante la percepción de un mayor riesgo de impago.

Aunque hemos avanzado mucho en la reducción de la exposición al riesgo crediticio de los clientes, el periodo medio de cobro ha empeorado y ahora está en 87 días. Esto significa que nuestros clientes B2B tienen dificultades para realizar los pagos a tiempo.

El barómetro reveló que el 51% de las empresas encuestadas dijo que los retrasos en los pagos se debían a que los clientes no tenían suficiente dinero. El 42% de las empresas agroalimentarias cree que el periodo medio de cobro se mantendrá más o menos igual en 2023, pero un porcentaje similar espera que empeore. Esta última cifra refleja la importancia que está adquiriendo la gestión estratégica del crédito.

Según el barómetro, las empresas del sector agroalimentario dedican más tiempo y recursos a perseguir las deudas impagadas y a ofrecer descuentos por pronto pago. Estas empresas están especialmente preocupadas por las posibles insolvencias causadas por los problemas de la crisis energética y las interrupciones de la cadena de suministro.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable