La Encuesta Global de Sostenibilidad 2022 fue elaborada por Simon-Kucher & Partners, una consultora global de estrategia y marketing. La encuesta, realizada entre más de 11.700 personas de 19 países, tenía como objetivo conocer la relevancia del respeto al medio ambiente en la compra de bienes y servicios.

El estudio informa de que, concretamente, el 66% de los consumidores tiene en cuenta el respeto al medio ambiente a la hora de comprar un producto, lo que supone un aumento de 16 puntos respecto al año pasado. Aunque la importancia de las ofertas sostenibles difiere según los sectores y los países, las marcas de todo el mundo han tenido que enfrentarse a varios obstáculos en el último año debido a este aumento de la demanda de productos sostenibles, incluidas las presiones inflacionistas.

Respeto al Medio Ambiente y Sostenibilidad

La tendencia a la sostenibilidad no deja de crecer

En el último año, el 75% de los encuestados declaró haber modificado en cierta medida sus hábitos de compra para ser más sostenibles. Incluso aquellos que tenían una actitud negativa o neutral hacia la sostenibilidad, el 40-45% el año previo, mostraron cambios de comportamiento.

El 89% de las personas encuestadas en todo el mundo afirman haber comprado más productos sostenibles en los últimos cinco años. De hecho, en ningún país ha disminuido este comportamiento y solo Alemania se ha mantenido igual durante ese periodo de tiempo. Estados Unidos y Noruega han mostrado un cambio positivo de 16 puntos. España ha mejorado 2 puntos con respecto al año anterior y ahora es más consciente que la media mundial.

Dependiendo del sector, la gente suele estar dispuesta a pagar más por la sostenibilidad.

Aunque la mayoría de la gente no está dispuesta a gastar más dinero, sigue habiendo una población importante de consumidores que se preocupan por la sostenibilidad. De los encuestados, el 37% dijo que estaría dispuesto a pagar más por bienes de consumo fabricados de forma sostenible y el 36% dijo lo mismo por servicios financieros sostenibles. La energía y los servicios públicos sostenibles obtuvieron un 29%.

«A nivel mundial, la priorización y el compromiso con la sostenibilidad han aumentado para los consumidores desde el año pasado, pero la disposición a pagar una comisión por ello ha disminuido dos puntos porcentuales cada año; de hecho, las industrias en las que la sostenibilidad ha sido un tema muy relevante durante un período de tiempo más largo ahora no tienen un precio diferencial», dijo Shikha Jain, autora del estudio y socia de Simon-Kucher.

«Esto indica que la sostenibilidad se está convirtiendo en lo que debe llevar el producto, es algo que los consumidores esperan que cada vez sea un hecho en lugar de que una justificación para que los precios sean más altos. Por lo tanto, las empresas deben ajustar sus modelos comerciales para seguir siendo relevantes para los consumidores».

Estímulos internos y externos están impulsando un comportamiento de compra respetuosa con el medio ambiente, pero los consumidores y las empresas tienen varias barreras que superar.

Aunque el sentido de la responsabilidad fue la principal motivación para elegir artículos ecológicos (64%), otras razones fueron el temor al daño medioambiental (48%) y el beneficio para las generaciones futuras (44%). Además, varios obstáculos impiden que la gente compre más productos ecológicos, siendo los tres más importantes la falta de productos asequibles (33%), la dificultad para encontrarlos (25%) y la confusión sobre lo que es sostenible y lo que no lo es (21%).

La reciente inflación en todo el mundo también ha tenido un efecto en la compra de bienes y servicios sostenibles

Alrededor de un tercio de los encuestados afirmó que la inflación les hace menos propensos a comprar bienes y servicios sostenibles, y otro tercio declaró que se han vuelto más exigentes en cuanto a las categorías de productos por las que pagarían más por las correspondientes alternativas sostenibles (por ejemplo, comestibles, transporte, etc.).

“Los comportamientos hacia el consumismo sostenible son una tendencia al alza año tras año, está claro que la sostenibilidad no es una moda pasajera y llegó para quedarse”, dijo Andreas von der Gathen, CEO de Simon-Kucher. “Los consumidores seguirán esperando más de las empresas y aquellas que no se adapten e innoven, incluso a pesar de los obstáculos como la inflación, sufrirán en lo que respecta a su rentabilidad y viabilidad a largo plazo”.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

BIA3 - Aguilas de Valor incalculable
BIA3 - Aguilas de Valor incalculable