El pueblo ganador de la novena edición de «Juntos brillamos más» de Ferrero Rocher ya puede ser votado. Ferrero Rocher ha anunciado los tres pueblos finalistas en el concurso. El ganador lucirá la icónica iluminación navideña de la marca.

Los tres finalistas del emblemático concurso de iluminación navideña son Aínsa (Huesca), Mojácar (Almería) y Santillana del Mar (Cantabria). Ha finalizado la primera ronda de votaciones, en la que todos los municipios participantes y sus patrocinadores se esfuerzan por conseguir el mayor número de votos.

Un año más, Ferrero Rocher llevará luz y alegría a uno de los pueblos más emblemáticos de España. En este caso, mediante la instalación de luces LED de bajo consumo. Esta opción consume un 75% menos de energía que las bombillas de bajo consumo, por lo que es más sostenible tanto para el pueblo como para el medio ambiente.

La iluminación tiene un consumo indicativo de 5kw/hora, que es inferior a la electricidad habitual generada por tres hogares con estufa eléctrica (calculada sobre 6 horas de iluminación diaria).

Última fase de votaciones para elegir al pueblo ganador

La última fase de la novena edición de Juntos Brillamos Más comienza hoy, 1 de diciembre, y se prolongará hasta el 11 de diciembre. Los ciudadanos pueden volver a votar por una de las tres ciudades finalistas durante este periodo de tiempo.

El 12 de diciembre, Ferrero Rocher anunciará qué pueblo ha ganado y regalará a la localidad afortunada sus luces de Navidad.

Puedes encontrar más información y vídeos de los pueblos candidatos en la página web de Ferrero Rocher, donde la votación está abierta hasta entonces.

Aínsa, Mojácar y Santillana del Mar, los pueblos finalistas de esta edición

Aínsa, en Huesca – apadrinado por Morella (Castelló)

Enclavada entre los espumosos ríos Cinca y Ara, es un reconocido conjunto histórico. La grandiosa iglesia de Santa María de Ainsa, junto con el extenso recinto del castillo y la majestuosa Plaza Mayor, dan la bienvenida a los visitantes de esta encantadora villa medieval a los pies de los Pirineos.

Mojácar, en Almería – apadrinado por Peñíscola (Castellón)

Con su aroma mediterráneo y sus llamativas playas azules, es un pueblo costero del que es fácil enamorarse. Los lugareños son amables y hospitalarios, mientras que las casas blancas diseminadas por todo el lugar añaden encanto andaluz a este lugar tan especial.

Santillana del Mar, en Cantabria – apadrinado por Rubielos de Mora (Teruel)

Las tres mentiras de Santillana del Mar hacen referencia a la creencia popular de que la localidad no es «santa», ni «llana» ni tiene «mar». En realidad, lo que sí tiene la pequeña ciudad son calles empedradas bordeadas de edificios de estilo medieval que le dan a la villa un ambiente bucólico y encantador.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica