La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ve la Presidencia del Consejo de la UE en la segunda mitad de 2023 como una oportunidad para lograr un cambio significativo de ayuda para el sector agroalimentario. Si se desarrolla una estrategia eficaz y se forjan alianzas sólidas con otros líderes del sector, cree que es posible crear un legado duradero que influya en la toma de decisiones importantes.

Crespo ha remarcado, en una entrevista con EFE, que este gran logro debe ser «un escaparate de nuestro sector». También una oportunidad para cumplir los objetivos y retos que se han fijado a lo largo de los años y que se deben alcanzar.

Carmen Crespo señala como ejemplo el cumplimiento de las «cláusulas espejo». En pocas palabras, que las mismas exigencias que se aplican a los alimentos producidos en la Unión Europea se exijan a cualquier alimento destinado a entrar en este territorio. La consejera ha aludido también a la eliminación, “de todas, todas», de los aranceles con EEUU. Además, ha subrayado que debería crearse una «Medida 23» para ayudar a los agricultores y ganaderos más afectados por las sequías, algo que requiere más financiación por parte de Europa.

Al mismo tiempo, cree que es una gran oportunidad para «eliminar errores» como el sistema de etiquetado Nutriscore. Método que categoriza incorrectamente el aceite de oliva virgen extra junto con otras grasas vegetales sin reconocer sus beneficios para la salud.

Carmen Crespo: «Tenemos un momento idóneo que tenemos que aprovechar»

Por otra parte, la consejera ha afirmado con rotundidad que este es un momento óptimo que debemos aprovechar al máximo. A pesar de que ha reconocido que 2023 será un año lleno de complejidades y dificultades, también ha valorado que considera que se nos abrirán «ventanas de oportunidad».

Según ha incidido Carmen Crespo, en Andalucía, utilizarán todos los recursos que estén a su alcance para aprovechar estas nuevas oportunidades. La ocasión para dar respuesta a los retos a los que se enfrentan los sectores pesquero, agrícola y social del agua. Este último, un sector esencial para nuestro crecimiento ya que influye en el resto de ellos. «Para Andalucía es de vital importancia para mantenerse y seguir creciendo», ha reconocido la consejera.

En cuanto a las iniciativas sobre el agua, subrayó la dedicación de la Junta para lograr sus objetivos con «muchos recursos económicos». Asimismo, expresó que esperan que el Gobierno también haga su parte. Finalmente ha añadido que este es el que posee la mayor autoridad para hacerlo y será necesario para ayudarles.

2022, un año complejo según Carmen Crespo, debido a cuestiones como la incertidumbre, la guerra, los costes o la sequía

Este año 2022, según palabras de la consejera, ha sido difícil para todos debido a múltiples factores. Entre ellos, la incertidumbre, la subida de precios, las discordias geopolíticas y la crisis energética. En Andalucía, concretamente, los costes de producción han subido junto con una pertinaz sequía que se está convirtiendo en endémica.

En este sentido, la consejera reveló que Andalucía ha puesto, y seguirá poniendo, en marcha iniciativas de ayuda al sector. Como muestra, la concesión en diciembre de un segundo pago de la PAC de 363 millones de euros. También, el establecimiento de la «Medida 22» de apoyo a los productores afectados por la guerra de Ucrania. En consecuencia, los afectados ya han recibido estas ayudas antes de fin de año.

Señaló que la pesca ha sufrido un «revés» debido a los TAC y cuotas establecidos por el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la UE. Debido a ello se han destinado 9,6 millones para dar liquidez a estos profesionales, así mismo a la acuicultura.

Además, cree que la eficiencia energética es una cuestión fundamental y ha propuesto una tarifa eléctrica dual que podría reducir los costes de riego hasta un 30%. En este sentido, la Junta de Andalucía ha dispuesto 11,4 millones de euros para mejorar la eficiencia energética del regadío y 18 millones de euros para grupos operativos en innovación —5,3 destinados específicamente al olivar en su lucha durante este difícil año—.

Solicitud de la «Medida 23», específica para la sequía

La consejera también proclamó que van a pedir la «Medida 23». Una medida centrada en la sequía para el primer trimestre del año.

Destacó que, aunque la renta agraria ha caído un 5% en toda España, en Andalucía ha subido un 1,6% este año. Seguidamente, insistió en la importancia de la incorporación de los jóvenes a la agricultura. Concretamente, han invertido 300 millones de euros para apoyar a 4.700 jóvenes que se están incorporando a nuestro sector. En este sentido, añadió que cuando llegaron en este sector solo el 12% eran menores de 40 años y, sin embargo, ahora ya son el 15%. Añadió que, en cualquier caso, se debe hacer un esfuerzo porque estos jóvenes representan nuestro futuro.

Crespo ha destacado el enorme crecimiento del presupuesto de su departamento, que ha aumentado un importante 21,6% hasta superar los 3.000 millones de euros. Proclamó que es una «Consejería muy inversora», señalando que uno de cada cuatro euros invertidos por el Gobierno andaluz procede de este sector concreto. Su importancia se ha puesto de manifiesto al superar los 11.000 millones de exportaciones en los diez primeros meses de 2022, lo que supone el 11% del PIB y el 10% del empleo, lo que requiere una inversión adicional para atender sus necesidades en el futuro.

La Junta de Andalucía ha dejado claro que el agua es un pilar central de su política, lo que ha demostrado con la aprobación de dos decretos de sequía y otro en preparación. En el presupuesto se asignó un 25% adicional para este fin, que asciende a 518 millones de euros. En este orden de cosas, ha señalado que se ha pedido al Gobierno español más fondos de Next Generation para abordar los problemas relacionados con el agua.

Para Carmen Crespo, el Ministerio de Agricultura «tiene que ser líder en el Gobierno» por el motor económico que representa

La consejera ha expresado su frustración ante la decisión del Gobierno de no reducir o eliminar el IVA de las carnes y pescados. Para Crespo, esto se debe a cuestiones políticas que perjudican innecesariamente a España y, en particular, a Andalucía. Consideran inadecuado que la política y las ideologías se sitúen por encima de los intereses económicos de todos los ciudadanos españoles. Por lo tanto, pide que den una segunda mirada a este asunto haciendo hincapié en el bienestar económico y no en puntos de vista políticos.

Por la importancia de este sector, la Consejería de Agricultura es líder en el Gobierno andaluz. En consecuencia, ha defendido que el Ministerio de Agricultura «tiene que ser líder en el Gobierno» de España. Nos deja perplejos cómo el ministro Luis Planas puede quedarse de brazos cruzados ante afirmaciones sobre la carne, y campañas como ‘Exporta, explota, me expló’.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.