La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha confirmado este jueves que la comercialización del aceite de oliva afronta la mejor campaña comercial y de volumen económico del sector oleícola, ya que las ventas de julio aumentaron más de un 13,4% en comparación con el mismo mes de 2021.

El responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de la entidad y secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, ha confirmado en un comunicado que las 135.000 toneladas (importaciones incluidas) que han salido de las bodegas de cooperativas y almazaras representan el mejor dato en julio de toda la serie histórica.

Además, los precios en origen se han mantenido estables en relación con el coste de producción en el olivar tradicional, cifras que indican que el mercado absorbe todo el aceite producido un año más.

Cano está satisfecho con la respuesta de los consumidores y ha indicado que la comercialización total de aceite de oliva al 31 de julio es de 1.395.000 toneladas, aproximadamente lo mismo que el año pasado (1.398.000 toneladas), cuando se alcanzó un record de ventas.

“Estos datos nos hacen prever que, de seguir esta línea, al finalizar la campaña podemos superar las 1.600.000 toneladas vendidas”, asegura el responsable de la UPA, quien cree que están ante la mejor campaña de comercialización y volumen económico generado en el sector oleícola, cuyos precios superaron los costes de producción, “que no paran de subir».

Actualmente, el precio en origen es un 15% superior al de hace un año, según datos del Ministerio de Agricultura.

En cuanto a las reservas de aceite de oliva, en esta época del año las cooperativas y almazaras poseen 407.465 toneladas, las empresas envasadoras 271.100 toneladas y el Patrimonio Comunal Olivarero 20.000 toneladas.

Esto hace un total de 698.500 toneladas, lo que indica que a final de campaña las existencias superarán las 400.000 toneladas, cantidad similar a la del año anterior, aunque con previsiones de cosecha con descensos cercanos al 30%.

Sin embargo, la sequía, el riego limitado y el calor intenso durante el período de floración, con temperaturas superiores a los 40 grados desde finales de mayo hasta principios de junio, han generado preocupación sobre el futuro.

De continuar esta tónica y si no llueve a principios de otoño, la UPA prevé una mala campaña porque muchas regiones de Andalucía están prácticamente desprovistas de olivos, y donde el riego está funcionando se puede comprobar que el fruto no lleva la evolución más deseable.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

SAU Ingeniería - Consultoría Estratégica
BIA3 Consultores - Consultoría Estratégica