Cómo hacer un mapa mental

0
353

Un mapa mental es una herramienta muy útil para generar nuevas ideas que aportan valor a nuestra idea principal mediante la relación con subideas. Uno de los aspectos más importante de los mapas mentales es el carácter visual que ayuda y facilita la generación de estas nuevas ideas. Además, esta generación de ideas está muy relacionada con el concepto de lluvia de ideas, ya que se puede utilizar el mapa mental como método para facilitar esta lluvia de ideas.

A la hora de realizar un buen mapa mental, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos que nos van a ayudar a obtener el máximo valor de nuestro mapa mental:

Primero, siempre vamos a utilizar el documento de forma horizontal ya que así vamos a ser más capaces de pensar mejor en la idea principal y aportar nuevas ideas en relación a la principal. También es más fácil de observar y comprender el documento cuando está horizontalmente ya que de un vistazo de izquierda a derecha vamos a poder tener una vista general del documento.

Segundo, la idea principal la vamos a colocar en el medio del documento, vamos a añadir un dibujo o gráfico que nos permita reconocer la idea más fácilmente, con solo un vistazo rápido, sin necesidad de pararnos a leer la idea principal. Este dibujo deberá ser simple pero representativo de la idea principal.

Además, vamos a añadir las nuevas ideas en el sentido de las agujas del reloj, esto nos va a permitir tener una información mejor estructurada y ordenada. Siendo muy importante el sentido de orden y estructuración, ya que nos permite pensar en ideas más conectadas y relevantes a la idea principal, de esta manera nuestra mente puede trabajar mejor y encontrar aquello que estamos buscando.

No nos olvidemos de que las ideas secundarias las vamos a colocar desde el centro hacia afuera, añadiendo cada vez nuevos subniveles en tanto que la importancia disminuye, pero teniendo en cuenta que la relación entre los subniveles debe ser siempre relevante y coherente.

Siempre vamos a pensar en las posibles conexiones que existen entre las ideas, y a partir de esta conexión, vamos a ir añadiendo las ideas y subideas conectadas siempre entre sí, mediante parámetros que nosotros mismos tenemos que establecer, puede ser en base a categorías, características, descripciones, etc.

Otro aspecto a tener cuenta cuando estamos haciendo mapas mentales es subrayar las palabras claves, así como aplicarles distintos colores, ya que esto nos va a permitar distinguir las palabras o ideas más importantes de las que no lo son tanto. Es interesante aplicar un código para los colores, por ejemplo, podemos utilizar el amarillo para la idea principal e ideas más relevantes, después el naranja para ideas menos importantes, y después verde para las que son menos relevantes.

Por último, otro aspecto a destacar es la idea de solo escribir una palabra clave por línea, así no sobrecargaremos las ideas con demasiada información. Por cada idea o subidea incluiremos una palabra clave, incluyendo tantas ideas nuevas como palabras claves pudiéramos incluir.

Como hemos leído en este post, la utilidad de un buen mapa mental es muy interesante ya que nos puede aportar mucho valor a nuestra idea principal que queremos desarrollar, por ello es recomendable seguir las indicaciones para que nuestro trabajo sea muy éxitoso.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí