La Maison Krug Champagne y su reinvención de la cata con caracola

0
206

 

Cualquier especialista en marketing que se precie sabe que nunca se ha de menospreciar ninguno de los cinco sentidos a la hora de crear en el consumidor o usuario una experiencia. Existen tantas estrategias como posibilidades que nacen de eso que se llama creatividad y que es propio de los seres humanos.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando lo que se pretende es ampliar la percepción de uno de los cinco sentidos en el consumidor? Quizá sea esa la pregunta que se formularon los responsables de marketing de una de las marcas de champagne francés más relevantes, la Maison de Champagne Krug.

Fundada por Joseph Krug en 1843, esta firma originaria del vecino país galo celebrará su 170 aniversario con el lanzamiento de Drug Sounds, un artilugio que recuerda por su forma a una caracola, y cuya función consiste en ampliar el sonido propio de las burbujas de Drug Grande Cuyée.

La sensación como valor añadido

Esta poética y refinada caracola ha sido diseñada bajo el auspicio de la prestigiosa diseñadora francesa Ionna Vautrin con el objetivo de convertir cada sorbo de Champagne en una experiencia única que recuerda al consumidor el sonido de las olas del mar; a pesar de sus líneas esbeltas, esta caracola no sólo alegra la mirada de quien la tiene delante, sino que amplifica el delicado sonido de las burbujas del Champagne Krug.

La caracola Krug Sounds está diseñada de tal manera que encaja a la perfección en la copa de cristal que ha ideado la prestigiosa casa de cristales Riedel. Con este conjunto, el consumidor disfrutará con el sonido natural y chispeante de la bebida, una sensación amplificada que otorga un valor añadido, una dimensión diferente al acto de la cata.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí