El sector alimentario y agroalimentario: tendencias y oportunidades

0
1680

Entendemos por “sector agroalimentario” aquel que se compone del sector primario, por un lado, dedicado a la silvicultura, ganadería, agricultura y pesca; y por otra parte, de la denominada “agroindustria”,  que engloba a las empresas dedicadas a la transformación de materias primas en productos semielaborados o elaborados. Por tanto, la dificultad de analizar este concepto radica en los diferentes sectores que interactúan en él: el primario y el secundario.

El sector alimentario: motor económico de España

Si sometemos el sector a cifras, queda claro que representa una gran fuente de ingresos en la economía española, pues representa el 7,6% del PIB del país.

Además, con 30.261 empresas, el sector alimentario se alza como el primer sector industrial en España, y como el segundo sector exportador, con exportaciones en valor de 16.000M€. Conviene añadir igualmente que el 16% de las ventas netas de la industria española corresponden a este sector.

Por otra parte, la cantidad que otros países en la industria de nuestro país representa el 41%. La cifra se incrementa en el sentido contrario, es decir, cuando nos referimos a la inversión española en la industria de otros países, que supondría un 49%.

Sin duda, el sector alimentario durante los últimos 20 años ha mantenido un crecimiento constante, y tal y como señala el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se trata de “uno de los cinco sectores estratégicos para la recuperación económica del país por su potencial y capacidad de arrastre”.

El sector alimentario: motor económico de Europa

Cuando hablamos del sector alimentario, hablamos de un sector diversificado que se compone de PYMES, en la gran mayoría de los casos. Además, se trata del sector principal en países como Alemania, Francia, Reino Unidos, España, Francia e Italia. Pues, si lo comparamos con el resto de sectores, el alimentario cuenta con empleo más estable, dando trabajo a 4.2 millones de personas de toda Europa. Otra cifra que constata que el sector alimentario impulsa la economía Europea de forma considerable es el porcentaje que representa del PIB: un 2%, lo que confiere al sector una segunda posición en valor añadido.

Oportunidades de negocio en el sector agroalimentario

Existen diversas áreas tecnológicas relacionadas con el sector agroalimentario que por ello suponen una oportunidad de negocio y marcan una tendencia agroalimentaria.

Nos referimos al desarrollo de productos y aplicaciones tecnológicas que garantizan la seguridad alimentaria, pero no influyen negativamente en las propiedades nutricionales ni organolépticas de los alimentos.

Otra oportunidad de negocio está relacionada con aquella industria auxiliar especializada en el sector agroalimentario que desarrolla una actividad tecnológica para la flexibilización y adaptación de envasado a los diferentes tipos de productos, o para la aplicación de tecnologías existentes, como los pulsos eléctricos o la radiofrecuencia, al proceso de producción. Pero también que se dediquen a la aplicación de sensores rápidos al proceso productivo para el control de las propiedades organolépticas en aquellos productos de elevado valor.

Además, pueden encontrar una oportunidad de negocio aquellas empresas destinadas a la explotación y rentabilización de las tecnologías al aplicarla a otros sectores afines, ya sea el de la cosmética o el farmacéutico, o al ofrecerla a otras empresas que trabajen con productos similares.

Asimismo, es indudable que el desarrollo de nuevos materiales y envases para satisfacer a un consumidor, cuyo perfil se halla en continuo cambio, abre también una oportunidad de negocio. Entre los factores que han impulsado esta actividad podemos destacar los cambios en el estilo de vida, que han fomentado la demanda de productos ready-to-eat y semielaborados,  y las consecuencias de la globalización de mercados.  Otros tipos de envases a los que ha contribuido el nuevo estilo de vida son los biodegradables, los hidrosolubles, los inteligentes (que interactúan con el alimento)  y los que indican la correcta cocción del producto para que el alimento no pierda sus propiedades organolépticas.

Y bien, también se torna fundamental la aplicación de la biotecnología a la industria alimentaria, puesto que da lugar a nuevas áreas de negocio. Se trata de oportunidades que están relacionadas con la producción vegetal y animal, a través de la selección de las diferentes variedades; con la seguridad alimentaria, mediante el control microbiológico, o la detección rápida a través de biosensores; con la calidad de los alimentos; o con la obtención de ingredientes, por las biofactorías, comercialización de aromas…y por último, con la salud.

Otra de las oportunidades de negocio a destacar en la industria alimentaria la crea la obtención y empleo de ingredientes más naturales y saludables.  El hueco a cubrir en relación con estas actividades tiene que ver con el descubrimiento de fuentes de ingredientes alternativas a las tradicionales que puedan suponer una ventaja por su calidad u otros aspectos. Aquí jugarían un papel fundamental los ingredientes bajos en calorías, los probióticos y los prebióticos, entre otros muchos que se encuentran en pleno auge actualmente.

Por último, otros huecos por cubrir que, por tanto, se consideran oportunidades de negocio son las actividades enfocadas a la identificación de microorganismos para combatir las plagas y enfermedades o a la elaboración de dietas para determinados perfiles.

Fuentes empleadas: Centro Tecnológico AINIA y Fundación OPTI (Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí