Como hacer fácil teletrabajar

0
416

El teletrabajo puede llegar a ser igual de productivo que el de oficina

En estos tiempos en los que la movilidad alcanza cada vez más rapidez; en la que en un día puedes estar al otro lado del mundo, el porcentaje de reuniones no presenciales ha ido en aumento. Para muchos, trabajar y tomar decisiones importantes puede ser igual de efectivo y menos costoso que organizarse en persona con el resto de tus compañeros.  Y es por ello que cada vez más, esta tendencia tan recurrida, y que tantos están poniendo en práctica durante esta cuarentena del coronavirus, puede llegar a ser igual de productiva que estando cerca de tu jefe.

Apuntate: II Edición «Webinar Transformación Digital Express»

Aquí vas a encontrar algunas claves para que, en vez de distraerte con lo que tengas a mano en casa, le saques todo el partido que tiene trabajar dentro de tu hogar.

  1. Levántate temprano

Está comprobado que cuanto antes empieces a trabajar en tu proyecto, más avanzarás con él, ya que más tiempo tienes para trabajar. Es mejor levantarse, asearse, tomar una bebida que te espabile y empezar a trabajar, que cortar la actividad con un largo desayuno. Lo que te puede ayudar a concentrarte mejor es tomar pequeños descansos de 10-15 minutos en los que vayas picando, y así también evites sentirte lleno y trabajar lento. Puedes empezar con una tostada pasada la hora y media después del café. En la siguiente pausa, unos frutos secos y una onza de chocolate vienen muy bien para el cerebro; más tarde, una fruta y un té, u otro café; y ya hasta la comida de medio día. Mediante el trabajo con pequeñas pausas en intervalos de hora y media aproximadamente, ayudarás a que tu cuerpo y tu mente se acostumbre más fácilmente a trabajar, y así tomas ventaja de poder descansar y comer cuando quieres, y no una vez en toda la mañana como en tu lugar de trabajo.

  1. Crea tu espacio de trabajo

Aunque sientas que no estás trabajando en tu lugar de siempre, tienes que pensar como si estuvieras allí para organizarte mejor tus tareas. Lo más importante es crearte un espacio, tal como un escritorio o una mesa donde estés cómodamente funcionando, de la misma manera que donde trabajas habitualmente. La luz natural ayuda a que te sientas más activo. Aprovecha que puedes moverte con total libertad para crear tu pequeño despacho. Tienes que tener en mente que trabajar desde casa no significa estar dando vueltas alrededor, ya que es una manera de distraerse fácilmente con pensamientos distractores, así como hacerte pensar en recoger, limpiar o reparar algo de la casa que hayas visto al estar yendo de una estancia a otra. Piensa que solo hay un escritorio, un aseo y una cocina en toda la casa. Y si algo se te ocurre, apúntalo en un papel y hazlo por la tarde.

  1. Evita las redes sociales

La mayor distracción a la que uno se enfrenta en estos tiempos, es a caer en el impulso de pulsar el emoticono presente en nuestras pantallas de alguna red social que tengamos instalada en el teléfono. El móvil puede ser nuestro mayor enemigo a la hora de concentrarse, y es por lo que es mejor tenerlo alejado si no es totalmente imprescindible. Si no necesitas tu teléfono a mano, una manera de librarte de esa pequeña adicción a la pantalla, es leer algún artículo de actualidad de algún periódico mientras tomas algo en el descanso. También puedes escuchar algo de música, en el caso de que no estés ya trabajando con música. En ese caso, desconéctala, así asociarás mejor los momentos de descanso con un cambio de ambiente más notable.

  1. Ponte objetivos

Una manera de recordar qué es lo que quieres conseguir esa mañana, es hablar con alguien sobre ello, así tendrás tu objetivo más presente. Si se te brinda la oportunidad de decirlo en casa, díselo a quien te encuentres, o si no a alguien de confianza por mensaje. Aunque suene pretencioso, es una buena manera de presionarte para conseguir terminar lo que te has propuesto. Tienes que intentar superarte a ti mismo ahora que no tienes compañeros en los que verte comparado, y por ello, la concentración y energía es vital para conseguirlo. Por eso, en cada pausa, piensa en lo que quieres conseguir antes del siguiente descanso, y si lo consigues, tómate unos minutos más de descanso como premio.

  1. Prepara el siguiente día

Trabajarás mejor si has planeado las tareas de antemano. Una vez acabado todos los objetivos del día, se recomienda organizarte los del día siguiente. De esa manera, llegará la hora de trabajar y ya sabrás por dónde empezar. También puedes preparar las comidas que vas a tomar en cada momento de relax. De esta forma, se ahorra tiempo en pensar el siguiente paso a tomar, y se emplea en trabajar a ritmo menos pausado. Verás que cada día irás más rápido en todo lo que hagas, y que trabajar desde casa es igual o más de productivo que en la oficina.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí