Una subida de impuestos especiales podría provocar una pérdida de 35.000 empleos

0
94

La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) ha anunciado que una subida de impuestas especiales podría provocar una caída mucho más anunciada en el consumo y esto se traduciría en un desplome muy considerado de las ventas, por lo que se realizará una recaudación mucho menor que provocaría un recorte de cerca de 35.000 empleos.

También se destacó que esta medida podría conseguir el efecto contrario por la que está realizada, ya que afectará de forma negativa al impuesto de sociedades y al IRPF porque muchas de las empresas se verán obligadas a cerrar y a despedir a personal. En la actualidad la carga fiscal, los impuestos especiales y el IVA de las bebidas espirituosas supone casi el doble que en la cerveza, un 43,1% frente a un 24,3%.

Las empresas que se dedican a las bebidas espirituosas cuentan con una carga fiscal muy elevada en la actualidad, por lo que si se realizara una subida impositiva provocaría una debacle en este sector, además se ofrecería una situación que se presenta muy discriminatoria si se compara con otros sectores de bebidas con alcohol, especialmente el de la cerveza. Este sistema se está mostrando muy ineficaz para aumentar la recaudación, ya que lo que se está provocando es un descenso considerable del consumo, que provoca que miles de puestos de trabajo peligren.

Impuestos especiales

Al hablar de impuestos especiales se puede apreciar como las bebidas espirituosas recaudan más del 71% del total que se aplica al alcohol. La cerveza recauda sólo el 27% del total, lo que representa el 49% del consumo, el vino tiene una tasa cerco según la Febe.
Desde la Febe se ha propuesto la creación de un modelo fiscal mucho más eficiente, moderno, equilibrado y competitivo, que no beneficie a determinados sectores frente a otros y que permita que todas las empresas puedan competir en igualdad de condiciones en un mercado cada vez más competitivo.

También se han aportado datos objetivos que muestran como el 80% de las bebidas espirituosas se comercializan a través de la hostelería (la cerveza está en un 60%), por lo que cualquier medida impositiva de esta clase provocaría un descenso en el consumo que impactaría de forma directa en el sector hostelero, un sector que acumula pérdidas que ronda ya el 20% desde el año 2008.
No hay que olvidar que las consecuencias que tendría esta subida sobre el mercado laboral serían terribles. Ya que, según Febe, una posible subida de impuestos especiales podría provocar un recorte adicional de unos 35.000 empleos vinculados directamente a la restauración, a la hostelería y al ocio nocturno.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí