Té verde, propiedades y beneficios

0
42

Quizás, en innumerables oportunidades te has preguntado ¿Para qué sirve el té verde? O, posiblemente has escuchado un sinfín de rumores acerca de sus beneficios y propiedades. Es por eso que, hoy aprenderás sobre esta bebida y todas sus particularidades.

El té verde, resulta ser utilizado no solo como bebida social, sino también medicinal, ya que, se han descrito múltiples beneficios asociados a su consumo y, es por esta razón que hoy en día ha adquirido tanta fama en el mercado.

Pero, antes de conocer sus beneficios debes conocer de qué está hecho, y la manera en la cual esos componentes pueden asociarse al mantenimiento de una buena salud.

Y por supuesto, como sucede en innumerables tipos de plantas, e incluso en otros contextos, los rumores suelen tergiversar la información científica y, por esta razón es indispensable conocer a fondo cuáles son esos beneficios reales que el té verde puede ofrecer.

¿Qué es el té verde?

El té verde es una planta proveniente del continente asiático, especialmente de China y Japón, perteneciente a la familia Teácea

El crecimiento de la planta va a depender del clima, debido a que, este se ve favorecido por los climas cálidos y húmedos, desarrollándose así en zonas tropicales.

La planta de la cual proviene el té se denomina “Camellia sinensis”, de la cual se obtienen tanto el té negro, como el té verde y muchos otros.

Es un árbol pequeño con hojas de color verde oscuro y una parte superior irregular.. Cabe destacar que, para realizar su cosecha se debe esperar que la planta cumpla los 3 años de edad.

El té verde tiene componentes químicos interesantes, entre los que destacan: proteínas, vitaminas, bases purínicas, azúcares y otros minerales (como calcio, fósforo, hierro, sodio y potasio).

El té verde también contiene cafeína, pero en menor cantidad que en el caso del té negro o té de Matcha. Sin embargo, dada esta característica, es ideal para mantenerte alerta.

Propiedades y beneficios del té verde

A diferencia del té negro, en la preparación del té verde, las hojas no se fermentan, por ende las catequinas no sufren transformación, siendo este el componente más abundante en la composición del mismo.

La abundancia de catequinas se traduce en diversos efectos benéficos para la salud, entre ellos tenemos el gran poder antioxidante, disminución en la absorción del colesterol, efecto antitrombótico, entre otros…

Voy a adentrarme un poco más en estas cualidades propias del té verde para que conozcas a fondo su intervención en las funciones propias del organismo.

  • Poder antioxidante

Como he mencionado con anterioridad, las protagonistas encargadas de ejercer este efecto antioxidante son las “catequinas”, las cuales se encargan de atrapar especies reactivas de oxígeno. Esta función es muy importante, debido a que estas sustancias son partícipes en procesos patológicos del ser humano.

Se dice además que, los componentes del té verde pueden disminuir la formación de peroxinitrito, el cual conduce al desarrollo de diversas alteraciones e incluso, daño celular.

Es por esto que, disminuir la formación de dicho compuesto logra evitar todos aquellos efectos prooxidantes y deletéreos para nuestro organismo.

  • Inhibición de la agregación plaquetaria

Gracias al aumento de calcio en el interior de la plaqueta, puede producirse la agregación plaquetaria, pero, con el uso del té verde, se consigue la disminución de la cantidad de calcio en el interior de la plaqueta y, por consiguiente el descenso del tromboxano A2, impidiendo así la agregación plaquetaria.

  • Efectos sobre el cáncer

Actualmente se ha considerado el papel del té verde sobre distintas neoplasias, debido a que, se dice que su papel antioxidante puede, de forma significativa participar como función citoprotectora en la formación del cáncer.

Se sabe además que, las catequinas del té verde inhiben algunos carcinógenos, tales como nitrosaminasas, aminas heterocíclicas, que promueven la acción de enzimas protectoras en el ciclo celular, evitando la formación del cáncer.

Por otro lado, no solo ayuda a prevenir la aparición del cáncer, sino que también participa en su tratamiento. Esto puede ser explicado mediante la enzima “telomerasa”, cuyo papel es fundamental en la patogénesis del cáncer.

La catequina inhibe esta enzima, evitando así las divisiones descontroladas, y favoreciendo a su vez la acción de los tratamientos indicados en el cáncer.

  • Efectos sobre el sistema cardiovascular

Los componentes del té verde pueden tener un efecto protector sobre las enfermedades del sistema cardiovascular, ayudando así a prevenir la formación de algunas de las mismas

Las catequinas, nuevamente demuestran su benefacción, evitando la oxidación de las LDL, para así evitar la cascada de eventos que determinan la formación de las placas de ateroma, así como también inhiben el estrechamiento de la aorta, evitando la proliferación de la musculatura lisa de dicha estructura.

  • Efectos sobre la vasoconstricción

Actualmente se han realizado innumerables estudios referentes a si el té verde puede o no ejercer un efecto hipotensor, y se ha estudiado por medio de la vasoconstricción, ya que ésta juega un papel indispensable en el desarrollo de la hipertensión arterial.

El efecto hipotensor no está dado por las propiedades antioxidantes, sino porque posee la capacidad de inhibir la fosfolipasa A2 del endotelio, por ende no se forman tromboxanos y, de esta manera ejerce el efecto hipotensor.

  • Actividad antimicrobiana

En los últimos años se ha estado investigando sobre el efecto antimicrobiano que presenta el té verde, y se estableció que, puede ejercer un efecto bacteriostático.

En este sentido, se ha demostrado su efectividad frente a infecciones generadas por microorganismos, tales como: Candida albicans, Staphylococcus aureus, Pseudomonas aeruginosa, entre otros.

Por otro lado, no solo se puede utilizar con fines terapéuticos, sino que también participa en la conservación de alimentos.

Este principio se explica mediante estudios realizados por Bancirova, donde se destacó que ambos tipos de té, tanto el negro como el verde, poseen propiedades antimicrobianas.

Sin embargo, en otro estudio realizado por Almajano et al, se logró establecer una diferencia entre ambos tipos de té, determinando que el poder antimicrobiano es mayor en aquellos té no fermentados, debido a una concentración mayor de polifenoles.

¿Puede el té verde evitar el sobrepeso?

Efectivamente, el té verde tiene gran participación en la ganancia y pérdida de peso, y puede explicarse gracias a la acción que ejerce sobre el metabolismo del colesterol.

Esto va a depender principalmente de los factores genéticos del individuo, porque se dice que, existen individuos capaces de expresar la isoforma apo E2, otros expresan la apo E3 y otros, la apo E4, siendo esta última la que más problemas acarrea, debido a que, puede inducir aumentos de colesterol difícilmente controlables.

Cuando estamos frente a individuos que expresan en su mayoría las apo E2 y E3, el té verde puede participar, generando un efecto hipocolesterolémico e inhibiendo además la lipasa pancreática, logrando así que se evite la absorción de triglicéridos y el paciente no aumente de peso, pero, en aquellos pacientes donde se exprese en mayor concentración la apo E4, los efectos del té verde pueden no ser los esperados.

Por otra parte, el té verde es capaz de aumentar la lipólisis, inhibiendo la degradación de adrenalina y estimulando a su vez todas aquellas enzimas que participan en la degradación de los ácidos grasos.

Además, el té verde se ha estudiado mediante experimentos realizados en personas obesas, y se ha comprobado sus efectos sin causar toxicidad, siendo esta una de las ventajas de esta bebida en el tratamiento del sobrepeso.

Asimismo, siempre es importante evitar una ingesta excesiva y mantener un equilibrio que produzca beneficios sin dañar nuestro organismo.

¿Cómo podemos preparar esta benéfica bebida?

Preparar el té verde es muy sencillo, solo tienes que tener a la mano una jarra o tetera y hervir el agua, luego, cuando ya el agua esté hirviendo, debes agregar una cucharadita de té. Hoy en día, se puede encontrar su presentación en bolsitas, y en este caso agregaremos una.

La cantidad de minutos que dejaremos hervir el té va a depender de lo que queremos obtener, es decir, si lo que queremos es una infusión estimulante, lo indicado es no dejarlo hervir por más de 2 minutos.

Cabe destacar que si hervimos el té durante unos 10 minutos, obtendremos un té menos aromático y un sabor más amargo, y el efecto que prevalecerá será el relajante.

Además de la preparación, debemos tener en cuenta la cantidad de té recomendada al día, ya que, a pesar de tener múltiples efectos benéficos, su exceso puede resultar desfavorable para la salud.

La cantidad estimada diaria es de aproximadamente 2-3 tazas, una cantidad mayor de 5 tazas al día se considera exceso, por lo tanto debemos tener cuidado y disfrutar de nuestro té verde de forma moderada.

Como pudimos observar, el té verde es una bebida con muchas propiedades de la cual se obtienen un sinfín de beneficios en pro de nuestra salud.

Aprender acerca de sus propiedades, composición y preparación es sin duda uno de los elementos claves para iniciar su consumo, y por supuesto, su disfrute.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí