Posible subida de los impuestos a las bebidas espirituosas

0
121

 

La Federación Española de Hostelería (FEHR) y la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) han expresado su disconformidad con la posible aplicación, por parte del gobierno, de un reajuste en los impuestos especiales que afectan a las bebidas espirituosas, ya que esta posible subida de impuestos tendría consecuencias negativas en el sector de los destilados y, por ende, en el sector de la hostelería.

Según FEBE, el sector de las bebidas espirituosas está viviendo en la actualidad una situación dramática, ya que experimenta de manera continuada un decrecimiento relevante desde el año 2008, año en el que la crisis económica comenzó a dar sus primeros coletazos de vida.

Medida ineficaz y discriminatoria

En este sentido, el director ejecutivo de FEBE, Bosco Torremocha, ha señalado que las empresas que componen el sector de las bebidas espirituosas, la mayoría (80%) pequeñas y medianas empresas familiares de las que dependen alrededor de 360.000 puestos de trabajo de manera directa o indirecta, ya sufren una elevada carga fiscal, a diferencia de otros sectores de bebidas alcohólicas. Este hecho supone, según palabras de Torremocha, no sólo un trato discriminatorio, sino también una medida ineficaz a la hora de conseguir un incremento de la recaudación.

Según los datos que aporta la Administración Estatal de la Agencia Tributaria acerca del ejercicio 2012, durante el año pasado se redujo en 28 millones de euros la recaudación en impuestos especiales que se aplican a las bebidas espirituosas. En total se recaudaron el año pasado 744 millones de euros, es decir, 11 millones menos que en el año 2000, año en el que la tasa impositiva era menor.

Destrucción de empleo

Emilio Gallego, secretario general de la FEHR, ha apoyado las palabras del director de la FEBE, y ha añadido que, si el gobierno aplicara esta nueva subida de impuestos a las bebidas espirituosas, el sector hostelero también acabaría perjudicado de manera indirecta, un sector que en la actualidad, y desde hace cinco años, se encuentra en retroceso, un sector que, desde que comenzara la crisis, ha soportado una gran destrucción de empleo y la desaparición de un número considerable de empresas.

Tanto la FEHR como la FEBE han calculado que la aplicación de esta medida por parte del gobierno tendría como consecuencia la destrucción de 35.000 empleos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí