Eyescream and friends, una heladería en la que hay que andarse con ojo

0
56

Eyescream es una heladería que ha abierto sus puertas hace unos meses en la ciudad de Barcelona, esta disparatada y curiosa idea surgió de la cabeza de Joad López y Federico Mendoza. Estos dos emprendedores, que vienen del otro lado del Atlántico, decidieron probar suerte en los negocios abriendo una heladería que importa un helado taiwanés que se llama shaved ice cream (helado raspado). Este producto destaca por tener una textura particular y un aspecto muy diferente a lo que están acostumbrados en occidente.

En la actualidad esta heladería pretende seguir los pasos de la famosa Llallao y establecer un plan de franquicias debido a que la idea es muy llamativa y hay una fuerte demanda al respecto. Es una idea que resulta muy llamativa y atrayente dentro del ámbito nacional e internacional. Una de las tareas que tiene pendiente es la publicidad, ya que por la juventud del negocio (sólo tiene 8 meses) no ha habido opción de entrar de lleno en el mundo de la publicidad en sí, el único medio en el que se ha realizado un mayor énfasis ha sido en las redes sociales.

Ojos de azúcar como elemento diferenciador

El producto es muy particular, ya que mantiene la tradicional manera taiwanesa de fabricación, pero se sustituye la materia prima por el tradicional helado de base italiano que es más apropiado para los gustos occidentales. A este particular helado se le añade salsa y topping que se le echan por encima para que cada usuario fabrique su propio sabor, algo que ya ofrecen otras franquicias como Llaollao y que no resulta nada nuevo. Uno de los elementos diferenciadores, con respecto a otras franquicias que ofrecen un producto similar, es el añadido de los dos ojos de azúcar que convierten los helados en un personaje monstruito que mira a los consumidores con ojos y que le da personalidad.

Después de idear esta seña de identidad el nombre llegó sólo: Eyescream. La idea de crear el monstruo de helado provoca que la futura franquicia tenga un personaje y un carácter para cada sabor, junto con un packaging que tiene una pinta de sofisticación pero es muy sencillo y económico: Una bandeja en la que encaja el envase del helado y dos envases para los toppings. También ofrecen una versión más barata en la que el usuario sólo adquirirá el helado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí